HIGIENE DENTAL DE LOS PERROS · I

Perro deseando roer un hueso

Roer es algo instintivo, natural y necesario en los perros

Tan importante para un perro es su boca como para un hombre lo son sus manos. En circunstancias naturales la muerte de un depredador se produce al no poder utilizar ya sus mandíbulas en la caza. Sin velocidad para capturar sus presas y desprovisto de su dentición, éste deja de constituir una amenaza y muere de hambre.

¿Por qué roen los carnívoros como los perros? Pues para mantener en el mejor estado posible su dentadura. En el bosque los lobos limpian su placa dental royendo huesos, pieles, pezuñas de presas, madera. Necesitan hacerlo, y nuestro perro también. La diferencia radica en el territorio en el que se desenvuelven las mascotas caninas: la casa. Diferenciar el valor de la pata de una silla de diseño y el de un tronco de árbol no entra dentro de la lógica canina…. no son peritos tasadores. ¿Cuál es la solución? Poner a su alcance juguetes adecuados, como mordedores o incluso huesos naturales, resistentes a la rotura o astillado. Dentro de estos huesos o mordedores podemos introducir una golosina y el perro, en su intento de cogerla, se entretendrá durante horas y horas, limpiando al mismo tiempo sus dientes.

En la actualidad en las tiendas de animales especializadas o en Internet, podemos encontrar mordedores de muy diferentes tipos, resistencia, texturas y formas. No son muy baratos, todo hay que decirlo… pero constituyen una buena inversión, tanto en salud para nuestro perro como en la conservación de los muebles de la casa. Ahorrar en la adquisición de estos accesorios, comprando mordedores no testados u homologados puede salirnos caro (intoxicación, atrangatamientos) y dar lugar a una costosa factura veterinaria.

Para aquellos que temen por sus muebles y adornos, sólo decirles que a veces el mejor remedio es “quitar lo superfluo” de la salita evitando así el foco de la tentación… El perro es un compañero y parte de la familia y la casa tiene que adaptarse un poco a él… Mejor siempre prever los destrozos o malos comportamientos que castigar, y no olvidéis el truco de echar pimienta blanca sobre lo que queramos salvar de las fauces caninas. Es “mano de santo”…

Perro aburrido curioseando por la ventana

Nuestros perros necesitan estímulos. Roer es uno de ellos...


Escribe un comentario