Huesos. Lo más recomendado para tu perro?

Sin lagar dudas los huesos son el primer elemento que asociamos a la alimentación del perro, y si bien estos suelen encontrar un entretenimiento sabroso y divertido por un buen rato, somos plenamente conscientes de aquellos accidentes y problemas que podrían provocar los huesos a nuestra mascota?

Esto puede ser difícil de comprender, pues el dar huesos a los perros es algo que la mayoría de los dueños ha hecho alguna vez, acción la cual suele ser muy bien recibida por parte de los perros, pero aun así, es conveniente tener una idea clara de los problemas que podría provocar en nuestra mascota la ingesta de huesos.

  • La masticación y raído de los huesos puede provocar fracturas dentales muy dolorosas para el perro, así como un aceleramiento en su desgaste dental.
  • Pueden provocar lesiones bucales, en la lengua y el paladar, llegando a formar llagas y úlceras.
  • Las astillas que se desprenden del hueso al ser masticado por el perro pueden ser verdaderos cuchillos para su organismo, pudiendo dañar el esófago y causando hemorragias, siendo la única solución la intervención quirúrgica.
  • Al ingerir huesos o trozos de huesos grandes, los mismos se podrían atorar en la garganta o intestinos, imposibilitando la defecación, infecciones y mucho dolor.

En muchos casos, estos accidentes podrían poner en grabe riesgo la vida de nuestra mascota,  por lo que si optas de todas formas en darle huesos, trata de que no sean demasiado duros, preferiblemente partes cartilagionanas, y en lo posible evita darle huesos de pollos: su constitución, tanto por su tamaño como filo, los transforman en verdaderas armas mortales para nuestro perrito.

Pero si lo que buscas al darle huesos a tu perro es brindarle un medio para que afile sus dientes, se entretenga, o para mantener su buena higiene dental, en el mercado podrás encontrar diversas opciones que cumplen todas estas funciones sin presentar los peligros del uso de huesos.

Foto Vía: osmisan2 / leila1007


Escribe un comentario