La Coccidiosis (II)

Dentro de los síntomas más frecuentes es la dificultad para crecer y las anomalías dentro del desarrollo, sobre todo en las patas traseras que se vuelven más altas que las delanteras. Además se nota un estomago inflamado que genera la inapetencia de los perros.

Algunos perros tienen una necesidad de comer piedras o sus propias heces, lo que puede llegar a provocar corpúsculos sanguinolentos en ellas.

Como consecuencia de su mala alimentación se produce una anemia que puede causar la pérdida de sangre y una marcada debilidad.

Es importante que se diagnostique la enfermedad a tiempo para evitar las infecciones en masa que causan inevitablemente la muerte del animal.

Los cachorros son los más perjudicados, sobre todos entre la cuarta y la sexta semana de vida. Los perros adultos no suelen sufrir de esta enfermedad, salvo algunas excepciones. Cuando veamos algún síntoma debemos llevar al perro a su veterinario y si es posible debemos llevar también una muestra de sus heces.

Un correcto tratamiento se basa en la correcta prescripción farmacológica, que realizará el veterinario, también es fundamental que se mantengan hidratados y con una correcta reposición de electrolitos y glucosa, ya que la enfermedad causa una importante pérdida de agua.

Normalmente uno de los medicamentos más usados es la Sulfadimetoxina. Cuanto antes se le suministre más rápido se neutralizará el microorganismo dañino.

La enfermedad se desarrolla en un período menor a los seis días, con una importante perdida de peso y un incremento anormal en los cachorros.

Además la coccidiosis puede causas daños permanentes en su intestino o en otros órganos.


Categorías

Enfermedades

Maria

Redactora de contenidos, editora de blogs, posicionamiento SEO

Escribe un comentario