La epilepsia en perros

Labrador canela.

La epilepsia canina es una enfermedad hereditaria con síntomas similares a los de los seres humanos, que se caracteriza por producir descargas electroquímicas en el cerebro frecuentemente. Estos episodios vienen acompañados de convulsiones, y tienen lugar sobre todo en perros de entre seis meses y cinco años de edad.

Debemos aclarar que la epilepsia difícilmente resulta mortal, aunque puede crear graves daños en el perro si no le administramos el tratamiento adecuado, que requerirá de por vida. Estos ataques suelen ser breves (uno o dos minutos) y muy angustiosos para los dueños, aunque los expertos afirman que durante los mismos el animal no sufre. Sin embargo, si los ataques se produjeran cada poco tiempo, necesitaría ser atendido urgentemente por un veterinario.


Se dice que esta enfermedad es más común en razas como el San Bernardo, Caniche, Setter, Beagle, Basset Hound o Pastor Alemán, entre otras. En cualquier caso, es fundamental que tomemos medidas desde el primer ataque que sufra el can, haciendo que lo vea un profesional cualificado cuanto antes y determine cuál es el tratamiento apropiado; de esta forma, se reducirán al mínimo estos episodios.

También es muy importante que sepamos cómo actuar en estos momentos. Ante todo, hay que conservar la calma y colocar al animal en un lugar seguro, donde no pueda golpearse con ningún objeto ni caerse. Mejor aún si le tumbamos sobre un espacio mullido para que no se haga daño contra el suelo. Jamás tenemos que intentar sacar la lengua del perro, ya que podría mordérsela muy fuertemente. A continuación hay que administrar la medicación que el veterinario haya considerado oportuna para estos episodios, y dejar que el animal se recupere tranquilamente.

No obstante, en muchos casos no es necesario que el perro tome medicación durante sus ataques epilépticos, pero sí debe seguir un tratamiento diario para poder reducirlos y controlarlos. Existen distintos tratamientos dependiendo del tipo de epilepsia al que nos enfrentemos, y sólo pueden ser recetados por un profesional cualificado.

Por último, no debemos olvidar que un perro con epilepsia puede tener una estupenda calidad de vida siempre que sus dueños sigan las instrucciones del veterinario con responsabilidad.


Categorías

Enfermedades

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario