LA ORDEN “¡DEJA!” o “¡SUELTA!”

Cachorro royendo un palito

Los cachorros nos dan muchas oportunidades para practicar la orden "¡SUELTA!"

Esta orden nos va a resultar muy útil, y con ella vamos a poder incluso salvar la vida a nuestro perro haciéndole rechazar posible cebos envenenados colocados en su camino, u alimentos inconvenientes que pueda encontrar durante el paseo, tales como huesos de pequeño tamaño. Permitir que nuestra mascota coma todo lo que se tropiece por ahí es jugar de continuo a la ruleta rusa. Si no acaba con ella, conseguiremos sin duda poner en riesgo su salud y darle trabajo extra al veterinario… No debemos confundir amor con permisividad. No por consentir somos mejores dueños ni los queremos más…, al revés, perdemos autoridad y acabaremos convirtiendo a nuestro mejor amigo en un ser infeliz.

La técnica es simple: con el perro sentado cerca de nosotros le daremos una recompensa, un trocito de salchicha, por ejemplo. Luego procederemos a colocar otro pedazo de salchicha sobre nuestro muslo. Lógicamente el animal intentará cogerla, entonces le daremos un pequeño tirón de correa a la vez que le decimos “¡DEJA!”. Esperaremos unos pocos instantes y cuando siga sentado sin mostrar ansiedad le daremos de premio el trozo de salchicha. Esto tendremos que repetirlo bastantes veces hasta que se lo aprenda, y vea que sin permiso no se puede coger comida. Puede sernos útil también si el perro se apodera de algo que no queramos que le dañe. Le diremos con determinación: “¡DEJA!” o “¡SUELTA!” y cuando lo haga le entregaremos un premio a cambio. (Las órdenes es bueno emitirlas siempre con un tono de voz tranquilo pero grave, indicando mediante  un gesto -con la edad los perros pierden oído-, e incluso mirándole a los ojos y echando nuestro hombros hacia delante, así afirmamos nuestra posición de dominancia) Seguro que durante nuestros paseos encontramos numerosas oportunidades en las que practicar este comando de “¡DEJA!” o “¡SUELTA!”. Ojalá os sea útil esta recomendación, y así consigáis que vuestro perro goce de buena salud durante mucho tiempo.

Cachorro jugando

Algunos cachorros no escatimaran argucias con tal de no obedecer...


Escribe un comentario