La realidad de los criaderos ilegales

Perros hacinados en jaulas.

A veces buscamos adquirir una determinada raza de perro por una u otra razón, y siguiendo este deseo, alimentamos sin saberlo uno de los negocios más crueles que existen actualmente. Se trata de los criaderos ilegales, que actúan sin la más mínima intervención de la ley, vendiendo cachorros a tiendas de mascotas o a través de Internet, que a su vez son fruto de la sobreexplotación de miles de canes.

Normalmente sólo vemos la cara “amable” de estos negocios, pero tras sus puertas esconden actos deleznables que conocemos gracias al trabajo de diferentes asociaciones y a las intervenciones policiales. Son muchos los centros de este tipo que se han desmantelado a lo largo de los últimos años, dejándonos comprobar las miserables condiciones de los mismos.


Hablamos de centenares de perros hacinados en jaulas, una fuerte falta de higiene y una gran presencia de heridas y enfermedades. Su alimentación es insuficiente, especialmente de las hembras preñadas, muchas veces con la intención de hacer que sus crías sean más pequeñas y adecuarse así a las nuevas “modas”. Además, son obligadas a tener una camada tras otra, sin tener en cuenta sus condiciones físicas ni darles el tiempo suficiente para que se recuperen entre ellas. De esta manera, obtienen más “producto” para vender, y el negocio es más lucrativo.

Otra de las torturas que tiene que soportar un gran número de estos perros es la cordectomía, una operación quirúrgica que consiste en cortar sus cuerdas vocales para que no puedan ladrar. Es una de las prácticas más comunes entre los encargados de estas mafias para asegurarse de que nadie pueda oírlos y proteger así su negocio.

La mayoría de estas “fábricas de perros”, como muchos las denominan, provienen de países del Este. Los canes recorren miles de kilómetros encerrados en sus estrechas jaulas hasta llegar a nuestro país, muriendo muchos de ellos por enfermedades provocadas por la ausencia de higiene y por parásitos. Los supervivientes llegan a escaparates y puntos de venta online.

Vemos cómo, además de todo lo anterior, se trata de una estafa hacia las personas que desean adquirir canes de determinadas razas y muchas veces les son vendidos perros en mal estado de salud, débiles y a un precio desorbitado. Y es que la venta de cachorros de raza es uno de los negocios que mueve más dinero en España.

A pesar de la magnitud del problema, la solución para acabar con él es relativamente sencilla. Consiste simplemente en no alimentar esta cruel mafia, algo que pasa por la concienciación de la población; es decir, acabar con la desinformación que nos impide ver qué métodos para adquirir una mascota son legales y moralmente adecuados, y cuáles no.

En ese sentido, muy pronto publicaremos un post en el que damos algunas pistas para distinguir los criaderos ilegales de los legales, y hablaremos de otras alternativas, como la adopción.


Categorías

Maltrato Animal

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario