La Tos de la Perrera


La Tos de la Perrera es una infección respiratoria, muy contagiosa, que afecta a los perros y a los gatos. Sin embargo, generalmente, son los perros quienes tienden a ser más propensos a adquirirla que los gatos.

Tenga en cuenta que los síntomas de esta enfermedad no son como los de la mayoría de enfermedades, en las que usted estará atento a si pierde el apetito y su perro tiene cambios en su comportamiento, con esta enfermedad, la salud total de su perro seguirá siendo igual, se sentirá activo y tendrá un apetito muy normal. Sin embargo, si su perro sufre de la tos de la perrera, se dará cuenta que no parará de toser, puede durar hasta de 7 a 21 días con la tos. Es muy importante que su mascota ante esta enfermedad sea llevada a un veterinario para empezar un tratamiento, ya que aunque los episodios severos de tos de la perrera son poco frecuentes, si no es tratado puede llevarlo a una pulmonía u otras complicaciones respiratorias.

Es importante que le preste atención a los siguientes síntomas: tos gruesa, seca; rinitis; gran cantidad de moco producida después de toser; y conjuntivitis.

Esta enfermedad se trasmite cuando los perros se encuentran en contacto cercano con otros perros en ambientes cerrados, como en perreras y demostraciones de perros. También puede contagiarse cuando se comparten las tazas de alimentos o de agua con un perro infectado.

Aunque esta enfermedad es muy infecciosa, y la mayoría de las veces se cura por si misma es importante que su veterinario examine a su mascota y le diagnostique un tratamiento para la tos.  El veterinario realizara un examen físico, rayos x del pecho y exámenes de sangre para descartar cualquier otro tipo de complicaciones de salud.


Escribe un comentario