¿Por qué a los perros les gusta tomar el sol?

Perro tomando el sol.

Seguramente hayamos observado que a nuestro perro le apasiona tumbarse a tomar el sol, llegando incluso a negarse a moverse y a rechazar la sombra. Y es que al igual que ocurre con los seres humanos, este hábito proporciona múltiples beneficios a los canes, siempre y cuando no abusen de ello. Te explicamos por qué estos animales sienten verdadera pasión por el llamado “astro rey”.

Como sabemos, el instinto canino es tan poderoso que guía al animal para que actúe en consecuencia con las necesidades de su organismo. Esto le anima a adquirir hábitos como el de tomar el sol, que a su vez le aporta beneficios como los siguientes:


1. Vitamina D. El sol es la mayor fuente natural de esta vitamina, imprescindible para una correcta absorción de magnesio, fósforo y calcio. Con ello se previene la aparición de enfermedades como la osteoporosis, fortaleciendo sus huesos. También cumple una importante función en el desarrollo de la musculatura.

2. Reduce el estrés y favorece el descanso. El sol favorece la segregación de melatonina, hormona responsable de regular el ciclo de sueño del perro.  Así, la exposición a la luz solar ayuda al animal a mejorar la calidad de su descanso y sentirse más relajado.

3. Fortalece el sistema inmunológico. Con ello, el organismo del perro puede reponer los tejidos dañados más rápidamente, favoreciendo con ello los procesos de cicatrización y su salud en general.

4. Alivia el dolor de las articulaciones. El sol es muy recomendable en caso de canes que padezcan problemas en sus articulaciones, algo habitual en animales de edad avanzada. La luz solar ayuda a reducir las molestias.

5. Favorece la producción de serotonina. Esta sustancia es esencial para mantener un estado de ánimo estable, tanto en los perros como en los seres humanos. Funciona como una especie de antidepresivo natural, por lo que ayuda al perro a reforzar su sensación de felicidad.

Sin embargo, la exposición al sol tiene su lado negativo, y es que abusar de él puede provocar graves daños, como quemaduras, golpes de calor o cáncer de piel. Por este motivo es fundamental que no dejemos que nuestro perro tome el sol demasiado tiempo ni a las horas más peligrosas del día. Además, debe tener siempre agua fresca a su disposición y una zona con sombra donde poder resguardarse.


Categorías

General Perros

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario