Los Perros y el tratamiento del Alzheimer

Los beneficios de las diferentes formas de caninoterapia, o terapia con perros, ya han sido comprobados en varios tratamientos de enfermedades y trastornos en las personas, denotándose en ellos la diferencia que hace la participación de los canes en las rutinas médicas y entre aquellos tratamientos más convencionales. Uno de estos casos es el tratamiento alzheimer con perros.

Frecuentemente, durante los tratamientos de esta enfermedad, se ha dado que los pacientes se rehúsan o se muestran reacios a cumplir con las indicaciones de los médicos, lo cual no sucede en los casos en que se aplican prácticamente los mismos tratamientos pero incluyendo al perro.

Normalmente se trabaja en sesiones donde participan un grupo de varios pacientes a la vez, en las que tendrán que realizar diversas actividades y ejercicios en los cuales el perro tendrá un papel fundamental.

Cada sesión de ejercicio variará según el grado de la enfermedad en los pacientes, pero las rutinas más comunes suelen incluir juegos en los que el perro debe llevar premios en recipientes que luego cada paciente debe abrir, o visitar a todos los participantes con una canasta repleta de diversos objetos, entre los que los pacientes seleccionaran el que más se adapte a las solicitud del medico.

También hay otros ejercicios en los que se le pide al paciente que toque alguna parte del perro, que lo pasee o lo acaricie, lo cual es cumplido de muy buena gana por los participantes. Y esta es la principal característica y ventaja de la utilización de perros en los tratamientos de alzheimer, pues todos los pacientes caen rendidos a los pies (o patas) de los perros, los cuales poseen un previo entrenamiento y todos poseen una excelente conducta, por lo que se muestran muy cariñosos y sociables con los pacientes.

Innegablemente, el amor y la paz que puede provocar la compañía de una mascota, en este caso de un perro, pueden obrar milagros en las personas, inclusive en aquellos casos más graves como lo es la salud y el alzheimer. Aprendamos a valorar a estos singulares seres de cuatro patas.


Escribe un comentario