Métodos para evitar ladridos molestos

Aunque todos sabemos que una de las formas que tienen los perros para comunicarse es ladrando, en muchas ocasiones estos ladridos pueden volverse bastante molestos. De igual manera, debemos tener en cuenta que un ladrido normal puede alertarnos, a los dueños que algo está mal o no está funcionando como debería, por lo que es bastante útil.

Desafortunadamente, cuando los ladridos de los perros se vuelven excesivos y molestos, nosotros los dueños empezamos a hacer un sin fin de cosas para que los animales paren, ya que en ciertas ciudades podemos ser denunciados, o incluso nuestros vecinos pueden terminar rechazándonos. Pero primero que todo, analicemos por qué se producen estos ladridos y qué formas tenernos de reducirlos, sin necesidad de ocasionar stress en nuestro animal.

Como primera medida, los perros ladran por diversas razones, algunos como los Basset hound y los Terrier, los utilizan para la caza,  mientras que otros como los Husky y los Samoyedo, lo hacen para estimular y dirigir a la manada. Otros pueden ladrar por miedo o por defender su territorio. Pero en muchas ocasiones, nuestros perros también pueden llegar a ladrar porque están aburridos, se sienten solos o simplemente sufren de ansiedad.

Si nosotros prestamos atención a la razón por la cual están ladrando y les permitimos que jueguen con otros animales, que puedan ejercitarse lo suficiente para que no se aburran, o simplemente no los dejamos caer en situaciones de ansiedad, podremos eliminar los estímulos que hacen que ladren y seguramente conseguiremos que ladren en exceso. Es por este motivo que lo primero que debemos hacer para corregir los ladridos excesivos y molestos es identificar lo que los causa, para a partir de ahí empezar a trabajar.


Etiquetas ,

Viviana Saldarriaga

Soy colombiana pero actualmente me encuentro viviendo en Argentina. Estudié producción de música en Estados Unidos en donde trabajé algunos años hasta devolverme a mi país para empezar a estudiar periodismo. Hoy en día me encuentro a punto de terminar mi carrera como periodista. Me considero una persona amable y sociable, pero muy psicorígida y perfeccionista. Soy curiosa por naturaleza y siempre tengo afán por aprender cada día un poco más.

Escribe un comentario