No puedes tener un perro aunque te gustaría? Entones apadrínalo!

Suele suceder que mientras hay gente que abandona o descuida a su perro, otras desearían poder contar con la compañía de uno, pero que por múltiples razones, como falta de tiempo, viajes, o espacios reducidos, no pueden tenerlos.

Si este es tu caso, talvez una buena solución sea apadrinar un perro, pero, en que consiste este sistema?

Normalmente muchos albergues y protectoras de animales suelen contar con esta forma de “adoptar” una mascota, pero no se trata de la clásica adopción que conocemos. Cuando apadrinas un perro, si bien también depende del reglamento de cada institución, lo común es que tengas que abonar una pequeña cuota mensual (no suele llegar a los 10 euros) para colaborar con el mantenimiento del perro que apadrines, con el cual, además, podrás realizar paseos e incluso llevarlo a tu casa por el fin de semana.

Las protectoras e instituciones que trabajan con el apadrinamiento están de acuerdo en admitir que no todos los perros son adecuados para ser apadrinados, destinándose para este sistema a aquellos animales que ya llevan bastante tiempo en el lugar y que no les molesta regresar al mismo después de sus “vacaciones” con su padrino.

La razón por la que no se permite apadrinar perros que recién llegaron al albergue es muy simple: como aun no se han acostumbrado al lugar, pueden pensar que los adoptan cuando en realidad se trata de una salida temporal.

Una buena forma de ayudar aun perro que necesita de mucho cariño, y que le será muy provechoso algún paseo periódico fuera de la protectora.

Si estas dispuesto a abrir tu hogar a una mascota, aunque sea por un fin de semana o unas horas, no desaproveches la oportunidad, pues, de seguro, tanto tu como el perro lo disfrutaran.


Escribe un comentario