Olfato de perro para la detección de bombas

El Pentágono ha gastado cifras increíbles para la detección de diferentes bombas (robots, detectores, rastreadores químicos, cámaras, etc.). A pesar de todos estos gastos en tecnología solo fueron capaces de detectar la mitad de las bombas colocadas en territorios como Afganistán e Irak. Sin embargo, cuando este trabajo tuvieron que hacerlo los caninos el resultado alcanzó un 80 por ciento.

En los últimos años este tipo de artefactos causaron muchos problemas a los militares de los Estados Unidos, principalmente los que fueron fabricados con productos químicos y fertilizantes, que fueron imposibles de localizar por los detectores de metales. El trabajo de hallar material explosivo no es fácil, por más que así lo parezca.

En el año 1997 la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa presentó el programa Nariz de Perro que tenia el objetivo de crear un sistema tan eficiente como el olfato de un perro. A pesar de los años pasados el proyecto sigue sin poderse realizar.

El Congreso de los Estados Unidos no está feliz con la cantidad de dinero que se ha gastado inútilmente, pensando que el ejército quizás debería volver a los procedimientos básicos, en los cuales se sacaba a los perros a las calles e invertir todo el dinero malgastado para otros fines.


Categorías

General Perros

Maria

Redactora de contenidos, editora de blogs, posicionamiento SEO

Escribe un comentario