Peleas de perros, un cruel negocio

Pelea de perros.

Desgraciadamente, los animales suelen ser las víctimas de negocios tan crueles como lucrativos. Es el caso de las peleas de perros, una práctica deleznable que, a pesar de ser ilegal, continúa creando grandes sumas de dinero para millones de personas sin escrúpulos. La mafia que se esconde tras ella es la responsable de que se cometan importantes delitos y mueran miles de canes cada día.

Las peleas de perros están muy extendidas en América Latina, aunque en países europeos como España, Francia e Italia también se llevan a cabo muy frecuentemente. Los beneficios económicos que se obtienen con ellas son notablemente altos, por lo que muchas veces incluso los miembros corruptos de las autoridades se esfuerzan por protegerlas. De hecho en algunos países no son consideradas como delitos, sino como simples faltas cuyo castigo es una multa.


Se trata de un negocio asociado estrechamente al tráfico de animales, tanto exóticos como domésticos, así como al tráfico de drogas y armas. Se basa en las apuestas y en la compra-venta ilegal de determinadas razas como el Pit Bull, el American Staffordshire, el Rottweiler o el Staffordshire Bull Terrier. Muchas veces son robados y vendidos para estas peleas, con beneficios de hasta 1000€ por cada ejemplar (dependiendo de la raza). Su precio aumenta según el número de combates ganados.

Los mismos son entrenados para reforzar su agresividad. El objetivo es convertirlos en “máquinas de matar”, algo que los trabajadores de estas mafias hacen mediante golpes y torturas, sin olvidar el famoso “sparring”. Consiste en utilizar animales más pequeños para enseñar a matar al perro; de ahí que sean robados canes de todos los tamaños y razas para alimentar este cruel negocio.

Es importante, por ello, que jamás perdamos de vista a nuestras mascotas cuando paseamos con ellas ni que permitamos que duerman en el jardín, ya que los ladrones llegan a colarse en ellos para drogarlas y robarlas.

En ocasiones las autoridades consiguen desmantelar estas mafias, y los perros que formaban parte de ellas pueden ser rescatados. La gran mayoría de ellos necesitan tratamiento profesional, tanto médico como en lo que se refiere a su adiestramiento, para ser reincorporados en la sociedad. Muchos tienen que aprender a vivir con graves secuelas.

Es muy alarmante el vacío legal que rodea todo este asunto. En algunos países ni siquiera esta prácticas se considera ilegal, y en otros existe una falta de protocolos y leyes lo suficientemente estructuradas. España es un ejemplo de ello, pues muchos consideran insuficiente la labor de la ley ante los casos de maltrato animal.

Son muchas las iniciativas populares, firmadas por miles de personas, que demandan el fin de estas atrocidades. En esta lucha tienen un papel esencial la concienciación, la educación y la cultura. No podemos dejar de esforzarnos por conseguir un mundo mejor, en el que el respeto hacia los animales sea una de las mayores bases.


Categorías

Maltrato Animal

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario