El peligro de los huesos para el perro

Perro mordiendo un hueso.

Existe una creencia muy extendida acerca de los beneficios de incluir huesos en la alimentación de nuestro perro; se dice que les ayuda a limpiar la dentadura y les aporta un alto contenido nutricional. Sin embargo, lo cierto es que conllevan un grave peligro para su salud, y es que pueden ocasionar heridas en la boca y el organismo. Te explicamos por qué.

Para empezar, al tratarse de un alimento extremadamente duro, puede producir un importante desgaste en los dientes del animal, llegando incluso a fracturarlos. Además, provocan fácilmente heridas en las encías, la lengua y el paladar, sobre todo si se trata de huesos pequeños (como los de pollo o conejo), que tienden a astillarse rápidamente. Esto da lugar a infecciones, heridas y otras muchas molestias.


Asimismo, cuando un hueso se rompe o es pequeño puede deslizarse fácilmente por la garganta y bloquear las vías respiratorias del perro provocando ahogamiento. Esto requiere una atención veterinaria inmediata, que en la mayoría de los casos incluye una intervención quirúrgica.

Por otro lado, los huesos suponen un grave peligro para el sistema digestivo. Es posible que se astillen, atravesando algunos trozos de los mismos el tracto digestivo, y con ello, pudiendo alojarse en el estómago, el esófago o los intestinos. Pueden incluso perforar dichos órganos. En estos casos también es necesaria la cirugía, pues los síntomas más leves que podemos encontrar son vómitos, estreñimiento o diarrea.

Hay quien opina que estos riesgos no están ligados a todo tipo de huesos, sino sólo a los más pequeños o a los que han sido cocidos, pero lo cierto es que todos ellos pueden provocar daños en la salud de nuestra mascota. Por ello los expertos recomiendan suprimirlos de su alimentación y optar por los huesos artificiales fabricados especialmente para canes y disponibles prácticamente en cualquier tienda especializada o clínica veterinaria. En caso de duda, lo mejor es consultarlo con nuestro veterinario de confianza.


Categorías

General Perros

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Un comentario

  1.   Manolo Garcia dijo

    Lo que dices aquí va en contra de lo que dicen todos los nutricionistas caninos del mundo.
    Tu entrada tiene varios fallos de lógica.
    Un perro tiene una paridad genética de un 99% con un lobo (canis lupus), ya que todos los perros son descendientes de los mismos (canis lupus familiaris). Un lobo, no se muere por comerse un hueso, o se habrían extinguido hace siglos. Un perro es un carnívoro. Eso quiere decir que tiene el PH de su ácido estomacal, de 2 a 3 puntos mas ácido que el nuestro, lo que hace que pueda digerir sin problemas huesos, tendones y cartilagos.
    El perro al ser carnívoro, tiene la mandíbula de carnívoro, con dientes capaces de partir un hueso de femur de vaca.
    Lo negativo son los HUESOS COCINADOS. Esos si se astillan.
    Un perro no le pasa absolutamente NADA por comer huesos de pollo o liebre crudos en su dieta.
    Hay que estar mas al día, y no escribir articulos que vienen de otros articulos que vienen de otros blog, por que solo extendemos la mentira, alrededor de algo tan importante como la alimentacion de los perro.
    Deberías de informarte mejor.
    Aqui te dejo un vídeo de el Gran Carlos Alberto Gutierrez, profesor de nutrición canina en la Complutense y Veterinario de fama internacional.
    https://www.youtube.com/watch?v=nNsDzBBisP4

Escribe un comentario