Perros Celosos


AL igual que nosotros los seres humanos, sentimos celos en algún momento de nuestra vida, nuestros animales también pueden llegar a sentir celos, por lo que debemos prestarle mucha atención para que no se genere una convivencia inadecuada.

Si por ejemplo tenemos un perro en casa, y decidimos traer otro animalito a casa, o simplemente tenemos un hijo, nuestro animalito puede llegar a sentirse desplazado, abandonado y triste, por lo que puede que no acepte correctamente este cambio y empieza a exigir y a demandar atención de formas incorrectas.

Es posible que el animalito empiece a actuar de manera agresiva, a gruñirnos a ladrarnos o incluso hasta llegar a mordernos a nosotros o al ser que le resulta competencia.

Para controlar este comportamiento, es importante que aprendamos a equilibrar nuestro tiempo y a dedicarle el tiempo necesario a nuestro animalito para que no se sienta ni desplazado ni abandonado. Por nada del mundo, debemos castigar severamente a nuestro animal, ni golpearlo ni tratarlo agresivamente, ya que esto lo único que generará es que el resentimiento crezca y sea cada vez peor.

Si los celos son generados por la llegada de un nuevo animalito o un bebé es recomendable que dejemos que nuestro perro se acostumbre al recién llegado. Durante este tiempo es importante que no extrememos las muestras de cariño con el bebe o con el otro animal delante de nuestro perro, ya que podría empeorar los sentimientos. Sin embargo, en caso de hacerlo, te recomendamos que tengas muestras de afecto del mismo nivel con tu animalito para que el vea que las muestras son parejas y que no se sienta en segundo plano.


Escribe un comentario