Perros Deprimidos


Generalmente, solemos pensar que la depresión es una enfermedad que afecta únicamente a los seres humanos, pero aunque no lo creamos, también puede afectar a nuestros animales domésticos, como perros y gatos. En el caso de nuestro perro, puede sufrir esta enfermedad en cualquier momento, debido a algún suceso traumático que lo ha dejado marcado, ya sea que haya ocurrido en el pasado lejano, o en el presente. Generalmente estos sucesos traumáticos que han ocurrido en su vida quedan grabados en su memoria y pueden generarle depresión.

Es por esta razón, por la que en muchas ocasiones, podemos empezar a notar que nuestro animalito se muestra triste, apático o aislado, incluso, puede llegar a comportarse de manera violenta y agresiva. Es por este motivo, que debemos llevarlo donde el veterinario ante cualquier cambio de comportamiento, ya que este puede ser causado por algo físico o simplemente porque se encuentra en un estado depresivo.

La depresión canina, es mucho más común de lo que pensamos, y es el modo por el cual, nuestro animal expresa su tristeza o enfado. Cabe destacar que los perros no entran en este estado de un día para otro, sino que poco a poco irán manifestando este comportamiento. Podemos empezar a notar que las actividades diarias lo desaniman, o simplemente no tienen la energía para realizarla.

De igual manera, si hemos adoptado un perro y empezamos a observar este tipo de comportamiento, seguramente se debe a que ha sufrido maltratos o malos momentos con sus amos anteriores. Si por el contrario lo observamos en un perro que hemos tenido desde cachorro, deberemos examinar si le estamos dando los cuidados necesarios, como por ejemplo alimentación correcta, ejercicio diario, entre otros.


Categorías

Curiosidades, Enfermedades

Viviana Saldarriaga

Soy colombiana pero actualmente me encuentro viviendo en Argentina. Estudié producción de música en Estados Unidos en donde trabajé algunos años hasta devolverme a mi país para empezar a estudiar periodismo. Hoy en día me encuentro a punto de terminar mi carrera como periodista. Me considero una persona amable y sociable, pero muy psicorígida y perfeccionista. Soy curiosa por naturaleza y siempre tengo afán por aprender cada día un poco más.

Escribe un comentario