Perros guías

Seguramente, en algún momento habrás visto un perro guía ayudando a una persona. Quizá tu mismo has tenido contacto directo con estos perros, que además de ser muy beneficiosos para aquellas personas que lo necesitan, van a brindar mucho amor y seguridad. Popularmente a estos animalitos, se les conoce como perros lazarillos, y son utilizados especialmente por aquellas personas que tienen problemas para ver. De esta manera, los perros, que han sido entrenados especialmente, se convierten en los ojos de aquellos que no pueden ver.

En el entrenamiento de estos perros, participan, no solo entrenadores comunes, sino también especialistas que no sólo los estarán adiestrando para que sean asignados a una persona ciega, sino también par que le transmita cariño, ternura, compresión y sobretodo mucha seguridad, ya que se debe formar un lazo muy estrecho para que la persona se sienta segura de dejar su vida en manos del animalito.

A nivel físico, los perros guía deben tener unas condiciones especiales, por ejemplo no deben superar la talla mediana, deben tener rasgos en su carácter como la obediencia, la tranquilidad, una buena socialización y un muy buen sentido del equilibrio.  Generalmente los perros guía se entregan a partir de las siete semanas de vida y posteriormente se realiza un seguimiento para saber cómo ha sido la acogida en su nuevo hogar. Una vez cumpla un año se vuelve a recoger para empezar la instrucción y el entrenamiento.

Es importante tener en cuenta que esta etapa es crucial para el perro, ya que es cuando comienza su adaptación al medio que los rodea. Además de esto, de nosotros dependerá su socialización, por lo que deberemos acostumbrarlos al transporte público, a salir a la calle, al ruido, y a relacionarse con nosotros y con otras personas.



Viviana Saldarriaga

Soy colombiana pero actualmente me encuentro viviendo en Argentina. Estudié producción de música en Estados Unidos en donde trabajé algunos años hasta devolverme a mi país para empezar a estudiar periodismo. Hoy en día me encuentro a punto de terminar mi carrera como periodista. Me considero una persona amable y sociable, pero muy psicorígida y perfeccionista. Soy curiosa por naturaleza y siempre tengo afán por aprender cada día un poco más.

Escribe un comentario