Por qué dejar que nuestro perro viva dentro de casa

Perro tumbado en el sofá.

Dejar que el perro viva en el patio o el jardín de nuestra casa sigue siendo una costumbre muy común actualmente, aunque los expertos insisten en que los mejor para los canes es convivir en el interior de nuestro hogar. Y es que dejar que pasen demasiado tiempo fuera conlleva ciertos peligros para su estado físico y mental. Te contamos cuáles son.

Para empezar, hay que tener en cuenta que los perros son animales sociables. En un entorno salvaje conviven en manada, creando una estructura jerárquica que les proporciona seguridad y estabilidad emocional. Si excluimos al perro en un espacio aislado, estaremos actuando contra su naturaleza y desequilibrándole psicológicamente. Se sentirá sólo, triste y desprotegido, lo que puede desembocar fácilmente en problemas de agresividad y sociabilidad.


Por otro lado, cuando un animal vive a la intemperie se enfrenta a numerosos peligros. La temida leishmanoisis es una de ellas; cuanto más tiempo pasa un perro fuera de casa, más probabilidades existen de que sea infectado por el mosquito que porta esta enfermedad, el flebotomo. Éste actúa durante los meses de calor, especialmente al anochecer y al amanecer.

Además, tendría más riesgo de sufrir un golpe de calor, especialmente si no cuenta con un espacio techado donde resguardarse. También puede ser robado o envenenado con facilidad, así como sufrir irritaciones cutáneas, reacciones alérgicas, el ataque de pulgas y de garrapatas.

En el terreno psicológico, un can que permanece continuamente aislado inevitablemente sufrirá trastornos causados por el aburrimiento y la frustración. Por ejemplo, puede presentar comportamientos obsesivos y una profunda depresión. De hecho, los expertos aseguran que un perro que conviva en familia es mucho más fácil de educar que uno que viva aislado, pues de esta forma no puede establecer un vínculo sano con sus dueños.

A veces pensamos que el interior de una casa no es el sitio apropiado para un perro por motivos de higiene o porque puede causar destrozos en el mobiliario. Debemos ser conscientes de que una vez acogemos una mascota en nuestra familia nos vemos obligados a afrontar determinados “inconvenientes” como éstos. Podemos hacerlo con paciencia y con la ayuda de un adiestrador profesional, sin necesidad de perjudicar al animal ni alejarlo de nuestra vida.


Categorías

General Perros

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario