Precauciones ante la Leishmaniosis

Border Collie en el campo.

Con la llegada de las altas temperaturas, debemos extremar las precauciones respecto a las enfermedades que determinados insectos pueden transmitir a nuestras mascotas. Una de las más temidas es la Leishmaniosis, ya que es incurable y sus síntomas graves; aunque también es importante decir que con el tratamiento adecuado el perro que la contraiga puede gozar de una buena calidad de vida. Lo mejor para evitarlo es tomar algunas precauciones.

La Leishmaniosis está causada por un por un parásito llamado Leishmania, el cual transmite el flebotomo, un insecto similar al mosquito, aunque de menor tamaño, que tiene su mayor presencia en zonas cálidas y húmedas. Esta enfermedad es frecuente en países como Portugal, Francia, Italia, Turquía, Túnez, Marruecos y los de América Latina, así como España. El insecto ataca durante los meses de calor, entre mayo y septiembre, aunque en las zonas más cálidas representa un gran peligro durante todo el año.


Afortunadamente existen varios métodos de prevención. En primer lugar podemos impedir que el flebotomo entre en nuestra casa instalando mosquiteras en las ventanas y puertas. También se recomienda impregnarlas de algún insecticida que contenga permetrina o deltametrina, que ahuyentan a este parásito.

Por otro lado, es indispensable el uso de collares especiales y pipetas, que reducen enormemente el riesgo de picadura. Los primeros suelen durar unos tres o cuatro meses, mientras que las segundas deben ser renovadas cada cierto tiempo; el mismo dependerá de la marca. Existen también medicamentos y sprays que producen el mismo efecto, aunque antes de administrarlos debemos consultarlos con un profesional.

También existe una vacuna para prevenir esta enfermedad, que refuerza el sistema inmune del perro. Todavía se están investigando diferentes opciones, aunque ya existen dos vacunas que han probado su efectividad: la Fucose-Manose-Ligand (FML) y la vacuna LiESAp-MDP. No obstante, no pueden ser administradas en perros infectados.

Asimismo, reduciremos notablemente el riesgo de picaduras haciendo que nuestro perro duerma dentro de casa. Es fundamental también realizar un análisis anual para comprobar si ha sido infectado, pues los síntomas pueden tardar años en aparecer, y cuanto antes sea detectada la enfermedad, mucho mejor.


Categorías

Enfermedades

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario