Proceso de domesticación (II)

Basándonos en la historia del perro, existe la posibilidad de las primeras relaciones que existieron entre los humanos y los lobos se basaran en una competencia por la comida, ya que en ambos casos se alimentaban de lo que cazaban. Recordemos que los lobos actuaban como animales carroñeros así que de alguna manera se fueron adaptando a la idea de quedarse con las sobras de lo que cazaban sus competidores.

Como consecuencia de este vínculo, ambas especies empezaron a interactuar. Seguramente muchos lobos fueran atrapados por los humanos para también convertirse en su comida, en otros casos los lobos pudieron haber sido usados para convivir con los niños, durante la etapa de sociabilizacion. Bajo estas circunstancias aparecieron los primeros asentamientos de estos animales.

Los cazadora más expertos empezaron a usarlos como detectores de potenciales presas. Ademas, como los lobos cuentan con un oído más agudo del que poseen los humanos eran usado para detectar posibles peligros dentro del campamento donde vivían, empleándolos como efectivos centinelas. A cambio de estos servicios, los animales empezaron a recibir comida, así las especies colaboraban entre si, dejando de lado la competencia y estableciendo un vinculo más arraigado.

Este proceso se volvió más complejo cuando empezaron a criarse y cuidarse estando cautivos. En ese momento los animales se volvieron mucho más dependientes de los seres humanos, y a su vez redujeron la posibilidad de aparearse con animales salvajes.

Muchismos años más tarde, cuando estaba finalizando la Edad Media empezaron a crearse y a desarrollarse diferentes razas de perros, aunque por aquel entonces ya existía una docena de razas diferentes.


Categorías

Adiestramiento

Maria

Redactora de contenidos, editora de blogs, posicionamiento SEO

Escribe un comentario