Pumi: El Pastor Húngaro


Aunque para muchas personas, a primera vista pueden pensar que los perros de esta raza son como muñecos de peluche gigante, no existen animales tan trabajadores y esforzados como este tipo de perros pastores.

Estos animalitos, que son originarios de Hungría pueden recordarles a muchos un perro de raza terrier.  Esta raza nació a mediados del siglo XVII y fue creada en un principio, para cuidar del ganado, tanto bovino como porcino, aunque mas adelante se utilizó para el control de roedores.

Hoy en día, aunque ha adquirido gran popularidad entre los amantes de los perros, no es una raza muy conocida fuera del país húngaro.

El Pumi, se caracteriza por ser una raza de perros que tienen un tamaño mediano, y que pueden llegar a pesar hasta 15 kilos y medir hasta 44 centímetros de longitud.

Al nacer, los cachorros tienen un pelaje de color negro que poco a poco se va volviendo mas claro hasta volverse de un tono grisáceo. Aunque la mayoría de animales de esta raza poseen este color de pelaje, también se pueden encontrar algunos con pelo negro, blanco y hasta un color que ha sido denominado con el nombre de maszkos fakò, que consiste en una mezcla entre el color marrón y el amarillo.

Estos perros, son bastante inquietos, curiosos e inteligentes, además se ser bastante sobreprotector con sus dueños, hasta el punto en que puede volverse agresivos si consideran que estos se encuentran en peligro.

El Pumi, es bastante fácil de entrenar, pero debido a su desconfianza con los extraños, es importante que desde cachorros se empiece un proceso de socialización para hacer esta tarea mucho mas fácil.

Si eres de aquellos que desea tener esta raza en casa, es importante que tengas en cuenta que por ser una raza de pastoreo requiere mucha actividad física, por lo que debemos asegurarnos de que diariamente haga ejercicio y que corra libremente, de lo contrario podríamos encontrarnos con una casa destruida por el mordisqueo de esta animal.


Escribe un comentario