Qué es el Síndrome de Shaker

Perro en el veterinario.

También conocido como cerebelitis idiopática, el Síndrome de Shaker es un trastorno que ocasiona la inflamación del cerebro del perro, justo en la zona responsable de la coordinación y movimientos musculares. Esto provoca un fuerte temblor generalizado en el cuerpo del animal. La causa que genera esta enfermedad aún no ha sido identificada a día de hoy.

Aunque se desconoce el agente patógeno que causa este problema, se asocia a algún tipo de trastorno relacionado con el sistema nervioso central. Afecta por igual a machos y hembras, así como a razas pequeñas y grandes, de cualquier edad. Sin embargo, los expertos opinan que los canes de pelaje blanco parecen estar predispuestos a sufrir este síndrome.


El mismo se caracteriza por la aparición de un fuerte temblor en todo el cuerpo, síntoma también presente en otras patologías. En este caso, estos movimientos involuntarios se dan muy frecuentemente y no cesan fácilmente. Ante esta señal, debemos llevar a nuestro perro al veterinario lo antes posible, para que lo examine y determine a qué se debe.

Para realizar este diagnóstico son necesarias varias pruebas, como análisis de sangre, de orina, de los niveles de electrolitos y de una muestra de líquido cefalorraquídeo. Además, debemos aportar el historial completo de salud de nuestra mascota. A través de estos estudios, el experto va descartando causas más comunes de dichos temblores hasta identificar el Síndrome de Shaker.

El tratamiento depende del estado de la enfermedad. Suele basarse en la administración de corticosteroides que desinflamen los tejidos cerebrales del animal, haciendo que se recupere en pocos días. Sin embargo este tratamiento suprime algunas funciones del sistema inmune, por lo que puede dar lugar a múltiples efectos secundarios. Algunos perros se recuperan completamente, mientras que otros tienen que tomar medicación de por vida. En casos más graves es necesario un período de hospitalización.

Asimismo, es fundamental realizar controles habituales por parte del veterinario, llevando a cabo un seguimiento mensual (como mínimo) hasta que el tratamiento con corticosteroides se suspenda.


Categorías

Enfermedades

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario