Qué saber sobre la lengua del perro

Pastor Alemán sacando la lengua.

Existe una notable desinformación acerca de la lengua de los perros, rodeada de falsos mitos como que es desinfectante o que no es capaz de distinguir los sabores. Se desconocen muchos detalles sobre esta parte de su anatomía, aunque los expertos han logrado descubrir interesantes datos al respecto mediante los estudios realizados durante los últimos años. Te contamos algunos de ellos.

Como decíamos, hay una gran desinformación respecto a este tema, pero se sabe con certeza que la lengua del perro cumple unas funciones vitales para el bienestar de este animal. Asimismo, los expertos aseguran que está compuesta por al menos ocho pares de músculos (transversales, longitudinales y perpendiculares), responsables de sus movimientos. Entre ellos destacan el estilogloso, el hiogloso y el geniogloso, similares a los del ser humano.


Algunos dicen que su saliva contiene propiedades desinfectantes. Se trata de un falso rumor que tiene algo de cierto, pues posee un porcentaje de ácido ascórbico que reacciona con los nitratos presentes en la piel, favoreciendo la desinfección y cicatrización; por ello los perros se lamen cuando tienen una herida. Sin embargo, esto puede ser contraproducente, ya que la lengua de los canes está muy en contacto con el exterior y por eso acumula un gran número de agentes bacterianos.

Por otro lado, una de las principales funciones de la lengua canina es ayudar al perro a regular su temperatura corporal. Y es que al contrario que el ser humano, este animal apenas cuenta con glándulas sudoríparas en la piel, por lo que utiliza el jadeo como método de transpiración. Este proceso le ayuda a refrigerar el cerebro, ya que hace que la sangre circule por la nariz y la lengua y sea bombeada a menos temperatura hacia el cerebro.

Finalmente, cabe nombrar la capacidad de este órgano para distinguir sabores, aunque en menor medida que el ser humano. Los perros diferencian los sabores dulces a través de los bordes y la parte delantera de la lengua, los salados mediante los bordes y la parte trasera, y los amargos por la parte superior. Sin embargo, su sentido del gusto se sitúa principalmente en la nariz, ya que lo perciben sobre todo a través del olfato.


Categorías

General Perros

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario