Si quieres llegar a ser un buen dueño, esto te interesa…

Tal vez ese  cachorrillo negro  entre tus brazos es el primer perro que posees… y has puesto mucha ilusión en él…

Si te lo han regalado, o “metido en casa”, en contra de tu voluntad y ni le miras, mejor olvídalo y no sigas leyendo…, pero como estás en una web que trata sobre perros, te va a interesar lo que te voy a contar: Lo más importante cuando decidas  añadir a tu vida  un amigo de cuatro patas es no tener prisas. La prisa siempre es mala consejera para todo.  Por eso tómate tu tiempo tanto si piensas adoptar, comprar, o aceptar como regalo a tu nuevo compañero. No te  aceleres, escucha el parecer de tu familia, si no vives sólo, y recuerda siempre, siempre, que “tú le has buscado a él y no él a tí”. Después dirígete a un criador reconocido o a una de las asociaciones protectoras de animales de nuestro país y allí sabrán ofrecerte el ejemplar más adecuado.
Llegada a casa de un pequeño cachorro de Pastor Alemán
¿Pero  en realidad sabes que tipo de perro te conviene? No sólo has de tener en cuenta tus preferencias estéticas o la moda del momento. Analiza en profundidad tu estilo de vida, tus horas libres disponibles , tu estado de forma física y encontrarás la respuesta. Si eres una persona sedentaria, poco deportista y con nada de tiempo para dedicarle a tu colega canino no se te ocurra hacerte con un alaskano, por ejemplo, a no ser que te lo entrene cada día un primo del pueblo que vaya a correr en Pirena, je, je… pero tal vez te convenga una raza más tranquila.
Cachorro paseando con su pequeña dueña
En cierta ocasión, leí en un libro inglés sobre perros la diferencia entre “poseer” y “usar” un perro, y los ingleses de cerveza y de perros entienden ya se sabe… Podemos tener un perro lejos, en el pueblo, al cuidado de un familiar que le de de comer y que juegue con él y le pasee cada día, y nosotros verlo sólo  de tanto en tanto. El perro es nuestro sin duda , nosotros lo compramos, pero ¿a quién querrá más…? Un perro es un ser vivo inteligente, lleno de  sentimientos , gustos y con capacidad de amar, no “una máquina viviente”. No lo olvides…


Escribe un comentario