Síndrome vestibular en perros: síntomas y tratamiento

Marnie, Shih Tzu con síndrome vestibular.

Hace algunas semanas contábamos la historia de Marnie, una pequeña Shih Tzu afectada por el síndrome vestibular, famosa en todo el mundo gracias a las redes sociales. Hoy queremos hablar sobre esta enfermedad, que ataca gravemente al sistema vestibular del perro, dañando su equilibrio, su posición corporal, y provocando otros síntomas. Sin embargo, con el tratamiento adecuado no tiene por qué disminuir su calidad de vida.

En el funcionamiento del sistema vestibular están implicados el oído interno, el nervio vestíbulo coclear (lo conecta con el sistema nervioso central), el núcleo vestibular, el tracto medio anterior y posterior, y los músculos del globo ocular. El sistema vestibular conecta todo ello, haciendo posible que el animal pueda moverse adecuadamente. Por ello, cuando un can se ve afectado por esta patología, el primer síntoma que presenta es la falta de equilibrio.


Notaremos que ladea la cabeza hacia un lado, tiende a caminar en círculos, se cae con facilidad, sufre movimientos involuntarios de los ojos, pierde el apetito y siente náuseas provocadas por la desorientación. Dichos síntomas pueden aparecer repentinamente o presentare poco a poco; en todo caso, conviene que llevemos a nuestra mascota al veterinario en cuanto advirtamos la más mínima señal.

El síndrome vestibular puede aparecer por diferentes motivos. En ocasiones tiene su origen en una otitis o una infección fuerte de oído, por lo que para acabar con él habría que tratar directamente esta zona. Otras veces proviene de un problema en el Sistema Nervioso Central, que a su vez puede estar derivado de enfermedades como la toxoplasmosis o el moquillo. Por otro lado, una hemorragia interna o un tumor también pueden dar lugar a este problema. Es más común en perros de edad avanzada; en estos casos, recibe el nombre de síndrome vestibular geriátrico.

El tratamiento depende del origen del problema. Si se trata de una infección en el oído, bastará con administrar algunos medicamentos para eliminarla, con lo que también desaparecerá el síndrome vestibular. En otros casos no puede tratarse la enfermedad en sí, pero sí paliar los síntomas. La medicación siempre tiene que ser administrada por un veterinario, quien también debe revisar frecuentemente el estado del animal.

Es importante, asimismo, que llevemos a cabo algunos cuidados en casa. Por ejemplo, acercar la comida a la boca del perro para que le sea más fácil ingerir, o apartar cualquier mueble que pueda obstaculizar su camino. De esta forma, el perro puede llevar una vida libre de dolores y similar a la de otros canes.


Categorías

Enfermedades

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Un comentario

  1.   Jose calderon dijo

    La mascotita tiene 2 meses y no tiene ninguna bacuna q puede pasar si le ago bacunar

Escribe un comentario