Top 10 de Perros Más Raros del Mundo: Mastín Napolitano


Como todas las razas de Mastines, el napolitano desciende del Mastín tibetano, la raza más antigua que existe en el mundo. Los antepasados de ésta especie eran utilizados en la antigüedad, en Roma, como perros de pelea, por ser grandes y pesados eran capaces de derribar a un hombre o un animal.

Hoy en día, ya no se utilizan para este tipo de prácticas violentas, por el contrario, actualmente se le entrena como perro guardián y como perro de compañía.

El Mastín Napolitano se caracteriza por tener un cuerpo fornido, pesado y grande. Los machos pesan entre 60 y 70 kilos aproximadamente, mientras las hembras están entre los 50 y 60 kilogramos. Otra forma de reconocerlos es por la cantidad de pliegues de piel que tiene en el cuerpo, sobretodo en la cara y en el cuello que le cae una enorme papada.

Aunque es un perro muy tranquilo, pacífico e inteligente, no se debe olvidar que en su sangre lleva el espíritu de la pelea;  no la va a buscar pero si la empieza no va a tener consideraciones con su adversario. Sin embargo es absolutamente fiel, cariñoso y dulce con quienes lo rodean, le gusta jugar con los niños y se encargará de protegerlos ante cualquier riesgo que puedan llegar a tener.

El Mastín Napolitano no requiere grandes y complicados cuidados en cuanto al aseo se refiere. Como a cualquier otro animalito, hay que bañarlo regularmente, debemos asegurarnos de secar bien las zonas entre los pliegues formados en la piel. Hay que tener en cuenta que por ser un animal tan pesado debe alimentarse muy bien; se le debe dar aproximadamente 1 kilo de carne diario.

Teniendo como mascota a un Mastín Napolitano, tendrá a un excelente y fiel compañero que pasará su vida protegiéndolo y  haciéndolo feliz.


Viviana Saldarriaga

Soy colombiana pero actualmente me encuentro viviendo en Argentina. Estudié producción de música en Estados Unidos en donde trabajé algunos años hasta devolverme a mi país para empezar a estudiar periodismo. Hoy en día me encuentro a punto de terminar mi carrera como periodista. Me considero una persona amable y sociable, pero muy psicorígida y perfeccionista. Soy curiosa por naturaleza y siempre tengo afán por aprender cada día un poco más.

Escribe un comentario