Tratamiento para el golpe de calor II

Como lo mencionábamos anteriormente, el golpe de calor, debe ser tratado de inmediato, es decir, ante la menor sospecha es importante que llevemos a nuestro perro al veterinario. Sin embargo, si la situación es tan grave y apremiante que no podemos trasladar al animalito hasta el médico, debemos ser nosotros quienes bajemos la temperatura corporal de nuestra mascota.

Después de haber realizado estos procedimientos para bajar la temperatura corporal de nuestro animalito, puedes ayudar a controlar su temperatura con ayuda de un ventilador o pasándole cubitos de hielo por la nariz, las axilas y por el cuello. Es importante que tengas en cuenta, que a pesar de todos estos esfuerzos, debes llevar cuanto antes a tu animalito al veterinario. El médico debe ser quien le haga un reconocimiento y le administre el medicamento necesario para que se recupere mucho más rápido.

De igual manera, así como te enseñamos las cosas que se deben hacer ante un golpe de calor, también te queremos mostrar aquellas que NO se deben hacer nunca. Primero que todo, no es para nada recomendable cubrir o envolver a tu animalito con toallas o cualquier otro elemento, esto en lugar de bajar la temperatura la podría volver a subir rápidamente empeorando la situación.

Tampoco es recomendable que utilices agua muy fría, o completamente helada para bajar la temperatura corporal rápidamente. Esto en lugar de ayudarle, puede ocasionarle un daño cerebral o cualquier otra enfermedad de carácter severo y letal.

Recuerda que para evitar que tu amiguito sufra un golpe de calor, debes actuar ante todo, con sentido común y recordar que debes darle de beber al animal agua regularmente para evitar la deshidratación, tampoco puedes dejar a tu perro encerrado dentro del coche, y evitar sacar a pasear a tu mascota en momentos de mucho calor como el medio día.



Viviana Saldarriaga

Soy colombiana pero actualmente me encuentro viviendo en Argentina. Estudié producción de música en Estados Unidos en donde trabajé algunos años hasta devolverme a mi país para empezar a estudiar periodismo. Hoy en día me encuentro a punto de terminar mi carrera como periodista. Me considero una persona amable y sociable, pero muy psicorígida y perfeccionista. Soy curiosa por naturaleza y siempre tengo afán por aprender cada día un poco más.

Escribe un comentario