Cómo tratar la dependencia excesiva en el perro

Hombre besando a su perro.

Si bien es cierto que ofrecer cariño y compañía a nuestro perro es algo que aumenta su felicidad, también lo es que la dependencia excesiva puede resultar perjudicial para él. Esta actitud puede desembocar en comportamientos negativos y problemas como la ansiedad por separación. Por ello es fundamental que establezcamos unos límites, evitando siempre dañar los sentimientos del animal.

Los perros suelen desarrollar este apego hacia la persona a quien considera el jefe de la manada, junto a la cual se sienten seguros. Sin su presencia desarrollan un estado de inseguridad y nervios nada conveniente para su equilibrio psicológico, dando lugar en ocasiones a comportamientos destructivos. Para evitarlo, nada mejor que seguir algunas pautas.


Para empezar, podemos prohibirle el acceso a algunas zonas de la casa para evitar que nos persiga constantemente, como por ejemplo, el baño. De esta forma aprenderá a ceder y a asumir que no puede permanecer siempre a nuestro lado. Esto nos servirá de entrenamiento para lograr que se quede solo en casa sin llorar ni destruir los objetos de su alrededor.

En este sentido, la ansiedad por separación es una de las consecuencias más molestas de la dependencia excesiva de la que hablamos. Para acostumbrarle a esta situación, tendremos que comenzar realizando salidas breves varias veces al día, volviendo a los pocos minutos y aumentando el tiempo con el paso de los días. Asimismo, es fundamental no acariciar ni hablar con el perro justo antes ni después de nuestra salida, con el fin de normalizar el proceso. Dejar la televisión o la radio encendida también puede servirnos de ayuda.

Es importante también que reforcemos las órdenes básicas de entrenamiento, pues éstas ayudarán al animal a saber lo que debe hacer y, con ello, se sentirá más tranquilo. Asimismo, tenemos que establecer algunas limitaciones, como impedir que coma desde la mesa o que ladre por la noche. Estas normas dependerán del entrenamiento que queramos para nuestro perro, y deben ser respetadas por toda la familia.

Nada de esto servirá si el animal no cuenta con el cariño, disciplina y ejercicio físico suficiente. La clave está en elegir el momento apropiado, siendo muy recomendado por los expertos aplicar las órdenes de educación tras hacer que el can realice ejercicio. No conseguiremos nada si no cubrimos previamente sus necesidades básicas.


Categorías

Adiestramiento

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario