Usos Correctos del Bozal


Hace poco, el veterinario me recomendó ponerle a mi perrita basset hound, un bozal para  evitar que se coma cualquier tipo de desperdicio que encuentra en la calle y en el parque. Y aunque estaba tratando como fuera de evitar este aparato para la boca de mi mascota, al final terminé rindiéndome y ahora mi perra usa bozal cada vez que sale conmigo para evitar ingerir cualquier tipo de alimento descompuesto o en mal estado.

A pesar de que como yo, existen muchas personas que no queremos que nuestros animalitos utilicen un bozal, en algunos casos éste es muy necesario. A diferencia de lo que muchos pueden pensar, el bozal no se utiliza castigar al animal, sino para prevenir que tenga conductas dañinas para él o para quienes están cerca suyo. En mi caso, mi perra estaba sufriendo problemas digestivos por todos los productos inadecuados que ingería cuando no la veía, y no crean que no tenia los ojos puestos todo el tiempo en ella.

Últimamente he escuchado a muchas personas comentar que debieron ponerle bozal a su perro debido a que se acostumbraron a ingerir sustancias o excrementos. Para mi sorpresa, después de indagar con mi veterinario, este comportamiento se debe a que el animalito puede estar sufriendo de ansiedad, por lo que debemos prestarle mucha atención para proteger la salud del animalito y ponerle un bozal mientras solucionamos el problema o encontramos las causas.

Otro de los usos que le damos al bozal es al visitar al veterinario, cuando nuestras mascotas se ponen nerviosas o agresivas debido a una mala experiencia pasada mientras se realizaba la consulta. El bozal, en este caso se utiliza para proteger al profesional de un mordisco o un ataque a los dueños.

Si estas pensando que tu perro pueda estar necesitando un bozal, recuerda que el mas cómodo para él será el que tiene forma de canasta, ya que le permite abrir el hocico sin ser un peligro para él o para los demás.



Viviana Saldarriaga

Soy colombiana pero actualmente me encuentro viviendo en Argentina. Estudié producción de música en Estados Unidos en donde trabajé algunos años hasta devolverme a mi país para empezar a estudiar periodismo. Hoy en día me encuentro a punto de terminar mi carrera como periodista. Me considero una persona amable y sociable, pero muy psicorígida y perfeccionista. Soy curiosa por naturaleza y siempre tengo afán por aprender cada día un poco más.

Escribe un comentario