Bullmastiff

Los perros Bullmastiff se caracterizan por ser una raza de perros poderosa y de gran tamaño que posee un aspecto musculoso y robusto.

Se trata de perros que por naturaleza son guardianes aunque suelen ser igualmente familiares y cariñosos con sus dueños y a pesar de que no suele ser lo más conveniente, son capaces de vivir en apartamentos y/o pisos pequeños.

Origen de la raza Bullmastiff

Sin embargo, resulta esencial que puedan ejercitarse diariamente realizando varios paseos, de mínimo 20 minutos y a lo largo del día. Además, cabe mencionar que estos perros reciben su nombre debido a que su raza es el resultado del cruce entre el mastín y el bulldog inglés.

Dentro de la historia documentada de los perros Bullmastiff, se puede apreciar que el origen de esta raza tuvo lugar a finales del siglo XIX en Gran Bretaña.

En este periodo había numerosos cazadores furtivos los cuales tenían por costumbre dispararle a la fauna británica, los cuales debido a que eran un gran grupo terminaron por volverse una amenaza tanto para la vida de la fauna como la de los guardabosques.

Con el fin de protegerse y al mismo tiempo facilitar su labor, los guardabosques solían utilizar perros de protección. No obstante las razas de dichos perros (mastiff y bulldog) no permitían lograr los resultados deseados, por lo cual tomaron la decisión de hacer un cruce entre ambos perros.

De este modo se puede decir que originalmente la raza del Bullmastiff es resultado del cruce del mastín y bulldog inglés.

Y debido a que esta raza de perros solía inmovilizar a los cazadores furtivos sobre el suelo hasta la llegada de los guardabosques, pasaron a la historia con la fama de ser perros que no muerden a menos que sea realmente necesario. Sin embargo eso no es completamente verdad, ya que en realidad, una gran parte de estos perros se enviaban en busca de los intrusos llevando puesto un bozal.

Después de un tiempo, la fama de los Bullmastiff creció y los perros de esta raza terminaron por convertirse en mascotas realmente queridas y apreciadas, sobre todo en las haciendas y granjas, a causa de las cualidades que tienen como protectores y guardianes.

Hoy en día hay una polémica acerca del origen del Bullmastiff, ya que tanto estudiosos como criadores de perros españoles están de acuerdo con la más reciente teoría que indica que esta raza tiene su origen en España y que en un inicio en el siglo XIX, su función era actuar como perro de toros durante las corridas.

Incluso hay obras  como el grabado de 1801 “Echan Perros al Toro” realizado por Goya o el cuadro de Manuel Castellano pintado en 1856 “Patio de Caballos de la Plaza de Toros de Madrid”, en los cuales aparecen perros con una apariencia muy parecida a la de los Bullmastiff actuales.

Sin embargo, dichas evidencias posiblemente no serán suficientes para lograr cambiar la visión que se tiene hoy en día acerca del origen del Bullmastiff como un perro de raza británica.

Características

Dicho cruce dio vida a esta raza, la cual destacó por ser muy cautelosa y tener un extraordinario olfato, siendo tan fuerte como para lograr contener a un hombre adulto sin llegar a morderlo.

Se caracteriza por ser un perro imponente y de gran tamaño, el cual a primera vista podría llegar a causar temor.

Tiene una cabeza cuadrada y gruesa, es de hocico corto y tiene ojos medianos/pequeños de color avellana u oscuro; posee orejas dobladas, pequeñas y triangulares, las cuales por lo general son de un tono más oscuro que el cuerpo.

Su cuerpo se distingue por ser realmente simétrico y poderoso, demostrando una gran fortaleza aunque no resulta de aspecto pesado; tiene espalda recta y corta, con un lomo musculoso y ancho, mientras que su pecho suele ser profundo y bastante ancho, además tiene una cola de inserción alta y larga.

De igual modo cabe mencionar que se trata de un perro de pelaje liso, corto y pegado al cuerpo, el cual es duro al tacto cuando se acaricia, y aunque es posible encontrar perros de esta raza con diversas tonalidades en su pelaje (atigrado, rojo o leonado), lo cierto es que siempre y sin importar el color, cuentan con una máscara de color negro.

Por lo general poseen una pequeña marca de color blanco en el área del pecho. Las hembras suelen pesar alrededor de 45-54 kilos, mientras que los machos pesan entre 50-59 kilos.

Personalidad

Los Bullmastiff por lo general son perros cariñosos y dulces con sus dueños, teniendo un carácter usualmente relajado y calmado que les permite ser considerados como buenas mascotas para familias que tienen niños.

No obstante, este comportamiento relajado de los Bullmastiff hacia sus dueños posiblemente cambie frente a la intervención de personas extrañas, ya que por lo general estos perros desconfían de aquellos individuos que no forman parte de la familia.

Y es que pese a toda esa fidelidad que tiene hacia la familia, estos perros no son ingenuos, lo que significa que son capaces de pensar de manera independiente, de modo que el adiestrarlos puede llegar a ser una tarea complicada.

Asimismo, hay que destacar que suelen ser menos tolerantes con otros animales que puedan tener las familias de lo que son con sus dueños, por lo que es conveniente prestar atención al adoptar un Bullmastiff y tener otras mascotas.

Cuidados

El mantenimiento del pelaje de los Bullmastiff no supone un gran esfuerzo, ya que basta con cepillarlo dos veces por semana para lograr que permanezca en buen estado y limpio.

Igualmente hay que mencionar que aunque son perros de gran tamaño, esta raza necesita ejercitarse de forma moderada, por lo que basta con realizar dos o tres largos paseos a lo largo del día.  Esto y su calmado temperamento les permiten ser perros capaces de ajustarse perfectamente a la vida dentro de un hogar pequeño.

De igual modo, al adoptar un Bullmastiff se debe tener en cuenta que son animales que no suelen vivir bien en exteriores, por lo que resulta más conveniente tenerlos en el interior del inmueble, a pesar de que el mismo cuente con un jardín.

Enfermedades

El Bullmastiff consiste en un animal bastante robusto y resistente, razón por la cual no tiene una gran predisposición a ningún tipo de padecimiento determinado. No obstante y al igual que cualquier otro perro, es posible que sean propensos al desarrollo de enfermedades oculares y genéticas.

Aunque igualmente y dentro de las enfermedades que suelen presentar con mayor frecuencia los perros de esta raza suelen ser dermatitis atópica, cáncer, hipotiroidismo, sarna demodéctica, atrofia progresiva de retina, displasia de cadera, displasia de codo, dermatitis húmeda, torsión gástrica y entropión.

Para finalizar es preciso mencionar que por lo general, existe una crianza indiscriminada de perros Bullmastiff, lo cual favorece el desarrollo de una mayor incidencia de estas enfermedades hereditarias.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.