Cómo adiestrar a un cachorro

Cachorro de labrador

Tu cachorro, ese adorable peludo de mirada tan noble al que apetece coger en brazos y mimarlo un poco (o mucho 🙂 ). Es tan tierno, que cualquier a diría que su comportamiento es perfecto, aunque seguro que se sorprenderían si les dijeras que muerde todo lo que encuentra o que hace mil y una travesuras. Pero, está en la edad.

Aún así, no hay que ”anclarse” en ese pensamiento, sino que hay que mirar un poco hacia el futuro próximo, cuando el peludín pase a ser un perro adulto. ¿Cómo quieres que sea entonces? Para conseguir que sea sociable y que respete las normas básicas de convivencia, necesitará que alguien le enseñe. Por eso, aquí tienes una guía que te dirá cómo adiestrar a un cachorro.

¿Qué necesito para adiestrar a un cachorro?

Cachorro jugando con su juguete

Un cachorro es un animal muy sensible, que tiene un cerebro que actúa como si fuese una esponja, absorbiéndolo todo (lo bueno y lo malo) con mucha rapidez. Pero también puede llegar a distraerse mucho: ¡todo es nuevo para él! Una mosca que pasa volando sobre su nariz, un juguete que le acabas de comprar, el ruido de una puerta que se abre…

Hay que tener en cuenta que adiestra a un perro tan joven, de menos de un año, es una tarea que, sí, puede llegar a ser gratificante, pero para que lo sea es importante ser muy, muy pacientes con el animal. Si no tenemos paciencia, enseguida nos enfadaremos y eso es algo que notará al instante. Y cuando lo haga… la diversión se habrá terminado para los dos, y él decidirá ponerse a hacer otras cosas.

Por lo tanto, el adiestramiento tiene que ser como un juego. Del mismo modo que los niños aprenden más fácilmente jugando, tu amigo peludo también necesita pasárselo bien cuando les enseñas cosas nuevas. Incluso enseñarle a hacer sus necesidades en el sitio adecuado ha de ser divertido. La cuestión es, ¿cómo?

Con paciencia, cariño, respeto y premios (golosinas para perros y/o juguetes). Una vez lo tengas todo, podrás empezar a adiestrarle.

Cómo enseñarle a…

Cachorro blanco tumbado

…hacer sus necesidades en el sitio adecuado

Es probable que esta sea la primera cosa que quieras enseñarle, ¿verdad? Si es así, debes saber que tu peludo va a querer orinar más o menos a los 10-20 minutos de haber bebido, y defecar a los 30-40 minutos de haber comido. Para enseñarle, puedes hacer varias cosas:

  • Sacarlo fuera de casa (al jardín o a pasear): llévatelo a dar una vueltecita por la zona. Cuando veas que se dispone a hacer sus necesidades, dile ”pis” o ”popo” (o la palabra que quieras, pero siempre ha de ser la misma). Justo cuando termine, dale un premio y hazle una fiesta. Dile ”muy bien chico/a”, ”muy buena”, o cosas así, en un tono de voz agudo, alegre. Hazlo todas las veces que salgáis. Así, poco a poco relacionará esa palabra con hacer sus necesidades.
  • Llevarlo a una habitación: en dicha habitación debes de haber puesto empapadores en una bandeja de poca altura o en el rincón donde quieras que haga sus necesidades. Debes de colocarlo ahí cuando veas que empieza a caminar en círculos, oliendo el suelo. Enseguida que orine o defeque, dile ”pis” o popo”. Al terminar, dale un premio y celébralo con él. Tendrás que repetir esto muchas veces, pero con el tiempo lo aprenderá.

…no morder

Si hay algo que hacen mucho los cachorros es morder, especialmente si son muy jóvenes. Los dientes de leche se caen, dejando paso a los definitivos, y durante el proceso el pequeñín lo puede llegar a pasar bastante mal. Así, para encontrar alivio lo que hace es morder todo lo que puede, algo que por supuesto no debe de hacer.

Afortunadamente, enseñarle a no hacerlo es una tarea sencilla, pero hay que ser constantes:

  • Durante el juego: siempre tienes que poner un juguete entre tu mano y él. Invítale a que juegue con él. Tíraselo para que vaya a buscarlo y consigue que te lo devuelva dándole una golosina para perros.
  • Evita que muerda los muebles: para que no destroce los muebles ni otros objetos hay que decirle un NO firme (pero sin gritar), esperar diez segundos y luego darle un juguete. Es muy importante esperar ese tiempo ya que si le dieras el juguete justo después del NO, el perro entendería que está bien que muerda los muebles.

…a ser sociable

Para que un cachorro se convierta en un perro adulto bien educado es necesario que pase tiempo con otros perros, gatos, y personas. Por ello, es fundamental que a partir de los dos meses de edad lo saques a la calle y te lo lleves a casas donde pueda estar en contacto con otros de su especie y con otros seres humanos que sepas de antemano que sean tranquilos.

Si te preocupa el riesgo de contagio de alguna enfermedad, pídele a alguien que traiga su peludo a casa. Pero no esperes a que tenga todas las vacunas puestas para empezar a socializarlo ya que de lo contrario le va a costar más.

…a no ladrar

Enseñar a un cachorro a no ladrar realmente es fácil; de hecho, es suficiente con que se evite que se sienta aburrido o solo, que son las principales causas de que un perro ladre más de lo habitual. Pero tienes que saber que los perros ladran porque tienen que hacerlo, del mismo modo en que los humanos hablamos.

Como su cuidador, tienes que asegurarte de que es feliz, porque si lo es, no se va a poner a ladrar por la noche ni a sus vecinos. Así pues, cada vez que ladre en situaciones no apropiadas dile un ”NO” firme pero sin gritar, pero soluciona la causa también. Si está aburrido, quizás necesite salir a pasear o jugar más tiempo; en cambio, si pasa tiempo solo, es preciso que esté alguien con él la mayor parte del día.

…a pasear con correa

Con un arnés y una correa, deja que te pasee por la casa. Es necesario que se sienta seguro y con confianza llevando estas herramientas de paseo antes de empezar a adiestrarlo. Repítelo varias veces al día durante unos cinco minutos al menos una semana. Pasado ese tiempo, sácalo a la calle (con la correa y el arnés puestos) y pasea tranquilamente.

Si notas que te tira, detente diez segundos. Las primeras veces es probable que no vaya hacia ti, por eso, deberás de llamarlo y darle un premio. Más adelante cada vez que te detengas él solito dará media vuelta. Estos paseos iniciales tienen que ser muy cortos, de 10 a 15 minutos, pero a medida que vaya aprendiendo a no tirar se pueden ir alargando, a 20 o 25 minutos.

No te olvides de llevarte golosinas para perros para ir dándoselas a lo largo del paseo cada vez que se porte bien.

…a sentarse

Dos cachorros sentados

Sentarse es algo muy natural en los canes. Puedes empezar a practicar desde dentro de casa. Tan sólo tienes que conseguir que asocie la orden (por ejemplo, ”sienta”) a la acción de sentarse. Lo puedes hacer de la siguiente forma:

  1. Lo primero que tienes que hacer es coger una golosina y pasársela por sobre su cabeza hacia atrás, a pocos centímetros del pelaje. Así, se sentará; si no lo hiciera, con la otra mano ejerce un poco de presión en la parte baja de la espalda, cerca de la cola.
  2. Antes de que se siente, dile la orden.
  3. Finalmente, cuando esté sentado, dale un premio.

Repite varias veces a lo largo del día.

…a tumbarse

Una vez que el perro sabe cómo sentarse, podrás enseñarle una nueva orden: la de tumbado o ‘down’. Para que la aprenda, tienes que coger una golosina y seguir estos pasos:

  1. Pídele un ”sit” o ”sienta”.
  2. Dale la orden ”down” o ”abajo” (ha de ser siempre la misma).
  3. Con la golosina en la mano, bájala de tal manera que forme una línea inclinada imaginaria hacia ti.
  4. Cuando el cachorro esté tumbado, dale la golosina.

…a venir cuando se le llama

Un cachorro debe aprender esta orden, cuanto antes mejor. Por ello, cada vez que vayas a llamarlo debes decir ”ven”. Por ejemplo ”¡Kira, ven!” (con un tono de voz alegre pero firme). Enséñale una golosina para perros o su juguete favorito para que vea que, si va, se lo va a pasar mucho mejor que donde está ahora.

Empieza el adiestramiento en casa y cuando veas que va aprendiendo la orden, ve llevándolo a sitios donde haya más estímulos, como el parque para perros.

…a que se esté quieto

Si hay algo que le cueste mucho al perro joven es quedarse quieto. Sin embargo, es importante que aprenda la orden ”quieto” pues, en algún momento, podría salvarle la vida.

En una habitación, delante de él, dile ”Quieto” y levanta un dedo para advertirle que no se mueva. Retrocede lentamente y ve diciendo la orden con cada retroceso. Cuando haya un espacio libre de más o menos un metro, y si no se ha movido de su posición -aunque haya sido por unos segundos-, llámalo y prémialo.

…a traer la pelota

Hablar de la pelota es hablar del juguete favorito del can. Es su tesoro y no va a dejar así como así que alguien la coja. Teniendo esto en cuenta, tienes que ofrecerle algo que le encante para que vaya hacia ti y la suelte, de lo contrario no va a hacerlo por mucho que le insistas.

Para ir probando, te recomiendo comprar golosinas para perros con sabor a bacon, pues son muy olorosas y a los perros les suelen encantar. Una vez las tengas, sigue este paso a paso:

  1. Tírale la pelota para que vaya a buscarla.
  2. Cuando la coja, dile ”ven” y enséñale la golosina.
  3. Enseguida que esté justo delante de ti con la pelota, haz como si le fueras a dar la golosina para que suelte su juguete, y dásela.
  4. Alábalo para que sepa que se ha portado muy bien.

Cachorro de perro

Espero que con estos consejos tu cachorro se convierta en el peludo que quieres que sea 🙂 .

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *