Cómo bañar a mi perro en casa

Bañando a un perro

El perro se comporta, a menudo, como un niño pequeño: se lo pasa en grande jugando, pero cuando termina la diversión a menudo acaba bastante sucio, sobretodo si lo hemos llevado a un parque para canes o ha pasado corriendo por algún charco.

Pero, claro, no podemos estar acudiendo continuamente a las manos de un profesional para mantenerlo limpio, ya que además de afectar a nuestro monedero estaríamos también perjudicando a nuestro querido amigo. Sabiendo esto, ¿cómo bañar a mi perro en casa y con qué frecuencia? Averigüémoslo 🙂 .

¿Qué necesito para bañar a mi perro?

El baño del perro tiene que ser una experiencia más o menos agradable para ambos. Por lo general, no le suele gustar nada que lo bañen, de modo que para ayudarle debemos de preparar todo lo que vamos a necesitar, que es:

  • Champú específico para perros. No usar para humanos ya que podría provocarle picores e irritación.
  • Una bañera a la que habremos rellenado con un poco de agua tibia, la suficiente para que los pies (y no las patas) de nuestro perro queden sumergidas.
  • Toalla y secador. Imprescindibles para después del baño.
  • Mucha paciencia. Tenemos que estar lo más tranquilos posible, pues de lo contrario el perro se sentiría muy tenso.

¿Cómo bañarlo paso a paso?

Ahora que lo tenemos todo, es momento de proceder a bañarlo. Para ello debemos seguir este paso a paso:

  1. Lo primero que hay que hacer es, por supuesto, llamar al perro con una voz alegre y darle una golosina en cuanto esté a nuestro lado.
  2. Después, sin quitarle el collar, lo introduciremos en la bañera y le remojaremos bien el pelo, teniendo cuidado de que el agua no le entre en los ojos, nariz, ni en las orejas.
  3. Ahora, ponemos un poco de champú por su espalda y otro poco por sus patas. Con una mano sosteniéndolo -suave pero firmemente- por el collar y con la otra limpiando bien todas las partes de su cuerpo, poniendo especial énfasis a sus patas, ya que se ensucian mucho.
  4. Luego, le quitamos toda la espuma con agua tibia.
  5. A continuación, lo secamos bien, a consciencia, con una toalla (o varias, si es un perro de gran tamaño), lo sacamos de la bañera y lo terminamos de secar con un secador.
  6. Finalmente, lo cepillamos con cuidado eliminando los nudos que se hayan podido crear.

Bañando a un Golden Retriever

Tendremos que seguir este paso a paso una vez al mes, pero si tu perro se ensucia más seguido podrás mantenerlo limpio siguiendo los consejos que te ofrecemos en este otro artículo.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *