Cómo educar a un perro

Si queremos educar a nuestro perro, la mejor alternativa que podemos tomar son las clases especialmente para perros que suele dar un entrenador profesional, sin embargo estos son precios que no se encuentra a disposición de todas las personas.

Sin embargo podemos mostrar algunos consejos que se pueden poner en práctica para poder educar a nuestro amigo peludo. Podemos encontrar una gran cantidad de filosofías al igual que muchos métodos para poder educar correctamente a un perro, es por este motivo que debemos tener toda la información necesaria y aprender lo que funciona correctamente con nosotros al igual que con nuestra mascota.

Prepararnos para educar a nuestro perro

Debemos elegir a un perro que se pueda ajustar a nuestro estilo de vida. Después de muchos años de crianza, el perro de nuestra época moderna representa una de las especies de animales que tiene más variaciones en todo el mundo.

Es posible que exista un perro para cada estilo de vida que poseen las personas, sin embargo, no todos llegan a encajar con cada una de nuestras necesidades específicas. Por este motivo debemos tener toda la información necesaria acerca de cada una de las personalidades al igual que todos los requisitos que se necesitan para los cuidados de cada una de las razas.

Para eso podemos preguntarle a ciertos dueños de perros para saber cuáles son las personalidades de algunas de las razas de perros. Si somos personas que aún no hemos formado una familia, debemos tener en cuenta el hecho de si queremos tener niños para la próxima década, debemos saber que ciertas razas no son recomendables para aquellos hogares donde se encuentren niños.

No escoger un perro que sea hiperactivo y es que no debemos adquirir como mascota a un perro que requiera de una gran cantidad de actividad simplemente porque deseamos una razón para tener un estilo de vida que sea más saludable. Y eso se debe a que si no podemos continuar con el ejercicio de un perro hiperactivo, tanto nosotros como dueños como nuestro perro terminaremos con frustración.

Si tenemos que hacer un esfuerzo que sea de gran importancia para que nuestro estilo de vida llegue a cambiar, debemos escoger un perro completamente diferente.

Colocarle a nuestro perro un nombre que sea práctico, ya que nuestro perro  debe aprender su nombre de una forma muy sencilla para que sí podamos mantener su atención en el momento que lo estemos entrenando, es por este motivo que no debe poseer más de dos sílabas.

Así mismo debe poseer sonidos que sean claros al igual que fuertes para que nuestro perro pueda reconocerlo. Debemos utilizar con frecuencia el nombre de nuestro perro a menudo cuando estemos jugando con él, cuando lo eduquemos, lo acariciemos o en el momento que necesitemos llamar su atención. Si observamos que nuestro perro nos mira cuando mencionamos su nombre sabremos que lo ha aprendido.

Programar el tiempo necesario para el entrenamiento de nuestro perro. Para eso tenemos que guardar por lo menos de 15 a 20 minutos y por lo menos dos veces al día para poder dedicarnos al entrenamiento de manera formal.

Los cachorros no poseen demasiada capacidad para prestar atención, por lo tanto suelen aburrirse muy fácil. Los entrenamientos que le damos a nuestra mascota realmente los mantenemos durante todo el día al momento de interactuar con él. Debemos tener en cuenta que los perros suelen desarrollar malos hábitos cuando los dueños les llegan a permitir que se hagan travesuras en las horas que no sean de entrenamiento.

Prepararnos mentalmente para el entrenamiento. En el momento que trabajemos con nuestro perro debemos tener mucho entusiasmo al igual que optimismo. Si podemos hacer que el entrenamiento de nuestro perro se encuentre lleno de diversión, tendrá una reacción mucho más positiva.

Es importante recordar que un entrenamiento no se trata de dominar a nuestro perro, sino que sirve para mantener una comunicación.

Debemos elegir el equipo que sea más apropiado. Todo lo que necesitamos además de los snacks que podemos ofrecerle a nuestro perro, es una correa con una medida aproximada de unos 2 metros. Cuando los perros so cachorros o son un poco pequeños por lo general no requieren de tantos equipos. Por otra parte y respecto a los perros que son de mayor tamaño, se puede necesitar un equipo más adecuado para poder mantener su atención.

Poner en práctica los principios generales del entrenamiento

Generalmente los días de entrenamiento no son todos perfectos, por lo tanto no debemos frustrarnos ni tampoco desquitarnos con nuestro perro.

Debemos modificar nuestro comportamiento al igual que nuestra actitud para poder promover la capacidad y también la confianza de nuestro perro para poder aprender. Si nuestro perro le teme al mar humor que podamos tener, no podrá aprender cosas nuevas, simplemente se mantendrá atento para estar precavido y para no confiar en nosotros.

Tener presente el carácter que posee nuestro perro. Ciertos perros pueden ser un poco tercos y llegan a desanimarnos un poco, sin embargo, otros harán cualquier cosa para poder complacernos. Por lo tanto, lo más seguro es que tengamos que hacer modificaciones a las técnicas que utilizamos en el entrenamiento dependiendo del carácter que tenga nuestro perro.

Ofrecerle recompensas al momento. Los perros llegan a aprender bastante rápido, por lo tanto debemos elogiarlos o darle alguna recompensa al momento de tener el comportamiento que deseamos para así reforzar el mismo.

Tener consistencia, ya que si no tenemos esta cualidad nuestro perro no podrá entender que es lo que queremos de él.

Cada una de las personas que vive con un perro tiene que entender al igual que mantener el compromiso con el entrenamiento que le damos a nuestra mascota. Debemos tener la seguridad de que cada uno use las órdenes exactas para que nuestro perro pueda aprender de forma correcta.

Usar snacks o premios que sean de gran valor en el momento que se necesite. En el momento que le enseñemos una orden complicada o de importancia, debemos usar un premio que tenga mayor valor para incrementar la posibilidad de que pueda aprender. Como por ejemplo, podemos mencionar el hígado de pollo o alguna rebanada de carne de pavo.

Mientras nuestro perro va aprendiendo la orden, tenemos que eliminar de forma gradual este tipo de premios y después ofrecerlos en el momento que se necesite para seguir con el entrenamiento.

Educar a nuestro perro cuando su estómago esté vacío. Horas antes de que empecemos con el entrenamiento tenemos que evitar darle tanto alimento como normalmente lo hacemos, de esta manera, mientras más desee el bocadillo mantendrá la concentración en la tarea que debe hacer para poder obtenerlo.

Terminar el entrenamiento en todo momento con un espíritu positivo. Sin importar que el entrenamiento no haya salido de una forma perfecta y nuestro perro no haya podido aprender algo nuevo, debemos terminar con cualquier cosa con la que podamos elogiarlo, de esta manera recordará solamente el amor que le hemos dado.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:

Comida para perrosAccesoriosJuguetes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.