Cómo limpiar las orejas a un perro

Cómo limpiar las orejas a un perro

Tener un perro implica una responsabilidad ya que no solo es disfrutar de lo bueno, sino también ocuparte de las necesidades que tiene tu mascota. Tareas como bañarlo, llevarlo al veterinario o saber cómo limpiar las orejas a un perro son muy importantes ya que pueden evitar problemas de salud.

Por este motivo queremos ayudarte a saber cómo debes limpiar las orejas a un perro. Aquí encontrarás una guía completa para llevar a cabo este cuidado semanal. ¿Nos ponemos manos a la obra?

Por qué debes revisarle las orejas a tu perro

Por qué debes revisarle las orejas a tu perro

Por si no lo sabes, las orejas de un perro son una de las partes más sensibles de estos animales. Y eso las hace un lugar por el que pueden entrarle infecciones. Si no se las cuida, a la larga puede sufrir de otitis periódicas, de problemas de audición, pérdida de oído o incluso peor, ya que podría propagarse esa infección a otras partes de su cuerpo.

La revisión periódica, así como la limpieza, es muy importante y ha de hacerse varias veces al mes para controlar que está bien. Ten en cuenta que los perros no pueden limpiarse por sí solos las orejas, sino que necesitan de la ayuda de su dueño.

Al cuidar las orejas de tu perro no solo conseguirás que esté limpio, sino que también evitarás problemas de salud, o el tener que acudir al veterinario.

Cómo limpiar las orejas a un perro

Cómo limpiar las orejas a un perro

A continuación queremos dejarte una guía práctica de todo lo que debes tener en cuenta sobre cómo limpiar las orejas a un perro, desde los elementos que vas a necesitar hasta los pasos que debes dar para hacerlo. Eso sí, ten en cuenta que si notas algo raro lo mejor que puedes hacer es consultar al veterinario antes de que el problema pueda agravarse.

Elementos imprescindibles

Vamos a empezar por decirte todos los elementos necesarios para limpiarle las orejas a un perro. Estos no son difíciles de encontrar y lo más seguro es que los tengas en tu propia casa.

En concreto, nos estamos refiriendo a:

  • Algodón.
  • Limpiador de oídos para perros. Este lo puedes encontrar en las tiendas de animales pero también en el veterinario donde acudas habitualmente.
  • Toalla limpia.

Si tu perro es grande, o bien tienes un perro muy inquieto que no se deja limpiar fácilmente, entonces lo mejor que puedes hacer es hacer esta tarea entre dos personas para que una lo sujete mientras el otro maneja y limpia las orejas.

Por último, convendría que tuvieras algunas golosinas para dárselas después de limpiar las orejas a un perro, como premio. Así aprenderá con el tiempo que, si se deja hacer, después recibirá algo que le gusta mucho. Eso sí, no te olvides que también las caricias o el pasar tiempo con él pueden ser grandes premios.

Frecuencia de limpieza de las orejas

La cera negra en el oído del perro puede ser signo de problemas

Uno de los datos más importantes que debes saber a la hora de limpiar las orejas a un perro es su frecuencia. Es decir, cada cuánto tienes que limpiárselas para que estén sanas. Y en este caso, la respuesta no es tan fácil como puedas pensar porque va a depender en gran medida de la raza de perros que tengas.

Como sabes, hay muchas razas de perros, y cada uno tiene unas características diferentes. En este caso, lo que debes tener en cuenta es que, los perros con orejas largas y caídas (esas que tapan el conducto auditivo) son más propensas a sufrir infecciones de oído.

Dicho de otra manera, los perros con orejas caídas y largas necesitan una limpieza más habitual que las que las tienen cortas y hacia arriba.

¿Y cada cuánto limpiar? Pues:

  • Si son perros con orejas cortas y de punta: 1-2 veces al mes.
  • Si son perros con orejas largas y caídas: 1-2 veces a la semana.

Dependiendo del estilo de vida del perro, esta frecuencia puede variar, pero es importante que haya una limpieza regular para evitar problemas importantes en el conducto auditivo, sobre todo si apenas hay flujo de aire o bien se acumula la humedad o los desechos.

Pasos para limpiar las orejas del perro

¿Has limpiado alguna vez las orejas a tu perro? Lo ideal es que lo hagas desde que es cachorro, para que se acostumbre a dejarse hacer. Debes empezar llevándolo a un sitio donde se sienta cómodo. Si ves que se pone nervioso, podría ser necesario tener a una persona que te ayude para que lo sujete mientras te dedicas a examinar el oído y a limpiarlo.

Coge la oreja y sostenla entre el pulgar y el índice. De esta forma podrás mirar bien el interior de la oreja y ver si hay secreciones, mal olor o rojeces. Si notas cualquiera de esas cosas, incluyendo mucha cera, lo mejor es que acudas al veterinario para que se asegura que no hay ningún problema más grave.

El siguiente paso que debes dar es limpiar la oreja suavemente con un algodón húmedo. Puedes usar suero para limpiarla de manera adecuada. Eso sí, procura no meter mucho el algodón porque será desagradable para ellos. Después, inserta la punta del limpiador para perros y echa un poco del líquido. Masajea bien para que este pase por el canal auditivo y suelta la oreja.

Lo normal es que el perro se sacuda, pero después de que lo haga procura volver a coger la oreja como al principio y retirar los excesos con otro algodón humedecido y limpio.

Esto tendrás que hacerlo en el otro oído igual.

Cómo prevenir problemas de oído en perros

Cómo prevenir problemas de oído en perros

Además de la limpieza, es importante prevenir algunas situaciones que pueden fomentar la aparición de infecciones auditivas. Por ejemplo, la humedad, bien al bañarlo o si se moja (de una lluvia) porque esta puede hacer que críe bacterias en las orejas.

Otro punto a tener en cuenta son los cuerpos extraños, que provocarán irritaciones. Hablamos de polvo, plantas a las que se pegue y le rocen las orejas (o se le queden pegadas a este), etc.

El pelo, ya que algunas razas de perros lo tienen más largo y suele cortarse, pero en realidad no es lo mejor porque este pelo actúa como barrera ante cuerpos extraños, humedad…

Síntomas de que tu perro tiene otitis

picor de oídos en perros

¿Y cómo saber si tu perro tiene problemas de oído? Las otitis son frecuentes, sobre todo en verano, que es cuando más lo mojamos. Por eso, saber qué síntomas pueden ponerte en alerta te puede ayudar a actuar antes de que vaya a más.

Entre esos avisos tenemos:

  • Que tu perro se sacuda más de lo normal.
  • Que se rasque o frote.
  • Si tu perro tiene la cabeza ladeada.
  • Que evita el contacto en la oreja.
  • Secreciones y mal olor.
  • Problemas de audición.

Si notas varios de estos síntomas y a pesar de limpiarle las orejas sigue igual, lo mejor que puedes hacer es llevarlo al veterinario para que lo revise.

¿Tienes dudas sobre cómo limpiar las orejas de un perro?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.