Cómo pasear a mi perro

Personas paseando a un perro

Tener un perro es tener a un increíble amigo que, al igual que nosotros, necesita salir a la calle y hacer un poco de ejercicio. Su felicidad, así como su salud depende bastante de estas salidas, por lo que es importante que sean agradables.

Los tirones, los gritos, y cualquier otra demostración de poder por parte del humano lo único que va a conseguir es que el animal tire aún más de la correa o que se sienta tan mal que no tenga ganas de caminar. Teniendo esto en cuenta, te vamos a explicar cómo pasear a mi perro.

Usa arnés y correa

Hay quien piensa que el arnés en perros sólo se debe de usar si el animal es un perro de trineo porque de lo contrario va a querer tirar más, pero nada más lejos de la realidad. Si enganchamos la correa al collar lo que va a pasar es que si el can tira la fuerza del impacto va a recaer en el cuello, por lo que se podría hacer daño y terminaría por tirar más para tratar de evitar volver a sentir molestias; en cambio, si se la enganchamos al arnés, el impacto va a recaer en la parte superior del pecho, que es una zona mucho menos frágil que el cuello.

Lleva golosinas

Si queremos que el perro disfrute de verdad del paseo cada cierto tiempo le tenemos que dar algún premio, ya sea en forma de golosina, de caricia, y/o de palabras bonitas. Párate cada cierto tiempo, llámalo y dale un abrazo, sí, en plena ciudad o pueblo, y sí, aunque se haya pasado todo el camino tirando. Da igual si os ve alguien, lo que importa es demostrarle a tu amigo lo mucho que le quieres para que el paseo sea agradable para ambos.

Corrígele, pero con respeto y paciencia

Los gritos y demás no servirán de nada. Si tu perro es muy nervioso y ladra a todos los otros canes que os encontráis, prueba a hacer lo siguiente:

  1. Ten siempre golosinas en la mano o en un bolsillo abierto.
  2. Si tú ves -antes que el perro- otro can que se acerca, detente.
  3. Dale golosinas a tu perro. Así asociará el otro peludo con algo positivo (comida).
  4. Si ladra, cuenta 10 segundos y vuelve a darle una golosina. Durante esos segundos no debe de ladrar.
  5. Repite estos pasos cada vez que veas a un can.

Hay que tener mucha paciencia y ser muy constante, pero con el tiempo irás consiguiendo resultados 😉 . Aún así, si necesitas más ayuda, no dudes en pedirla a un adiestrador que trabaje en positivo.

Pasear al perro con arnés

Así, de buen seguro que el paseo diario se convertirá en una maravillosa experiencia.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *