Cómo prevenir y tratar la halitosis en el perro

La halitosis es un problema que puede afectar a la manera con la que tratamos a nuestro amigo; no mucho, pero sí que nos impedirá disfrutar al máximo de sus muestras de cariño. Es por eso por lo que cuando aparece, le damos mucha importancia; no en vano, se trata de un síntoma que puede indicarnos que la salud del can se está debilitando.

¿Hay alguna manera de prevenirla? Por supuesto, pero tenemos que saber que es normal que, a medida que envejezca, puede ser que el olor de su aliento cambie. Así pues, también te vamos a explicar cómo debes de tratar la halitosis de tu perro.

¿Qué es la halitosis?

La halitosis es el mal aliento. Es un olor fétido que proviene de la boca. Todos los animales, incluyendo las personas, podemos tener este problema alguna que otra vez a lo largo de nuestra vida. Es realmente muy molesto para los demás, es por eso por lo que a menudo no tardamos mucho en llevar al perro al veterinario para que nos diga qué hacer.

¿Cuáles son las causas?

Son varios los motivos por los que el can puede tener halitosis, que son:

  • Problemas respiratorios como la inflamación nasal (rinitis)
  • Inflamación de los senos nasales (sinusitis)
  • Faringitis
  • Amigdalitis
  • Problemas gastrointestinales como el agradantamiento del tubo esofágico (el conducto que va desde la garganta hasta el estómago)
  • Desórdenes metabólicos como la diabetes mellitus
  • Infección vírica, bacteriana o fúngica (por hongos)
  • Trauma, como heridas por cuerdas eléctricas
  • Corprofagia (comer heces)
  • Cáncer

¿Qué síntomas puede tener un perro con halitosis?

Aparte del mal aliento, la mayoría de las veces no habrá más síntoma que ese. Ahora bien, si el problema es más grave, puede tener pérdida de apetito, caída de dientes, salivación excesiva con o sin rastros de sangre, y además el can puede darse gopecitos en la boca con sus patas.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Si el perro tiene halitosis, lo primero que tenemos que hacer es llevarlo al veterinario para que lo revise. Una vez allí le podrá hacer radiografías para buscar, por ejemplo, cuerpos extraños en la boca o tumores y un examen bucal.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento dependerá de la/s causa/s de la halitosis. A veces puede ser necesaria la extracción de los dientes que están más del 50% gastados, y también le recetará medicamentos que le aliviarán el dolor y controlarán las bacterias que infectan las encías, que causan el mal aliento.

En casa tendremos que cepillarlo a diario con el fin de mantenerle los dientes limpios y sanos.

¿Se puede prevenir?

No al 100%, pero sí. Hay varias cosas que podemos hacer para que nuestro amigo no tenga halitosis, al menos a una edad temprana:

Darle una alimentación de calidad

Los piensos (croquetas) baratos suelen estar hechos principalmente de cereales. Estos ingredientes, además de no serles útiles a los canes, pueden causarles muchos problemas tanto de alergias como de mal aliento. Por este motivo, es conveniente darle una comida de alta calidad seca, que estén hechas sobretodo de carne y que estén exentas de cereales y de subproductos.

Cuidar de su boca

Cada día tenemos que cepillarle los dientes con un cepillo de cerdas suaves y una pasta de dientes específicos para perros. ¿Cómo acostumbrarlo? Muy sencillo:

  1. Lo primero que tenemos que hacer es enseñarle el cepillo. Hay que dejar que lo vea y que lo huela.
  2. Luego, nos pondremos un poquito de pasta de dientes en un dedo y dejaremos que la lama. Repetiremos varias veces.
  3. Después, cogemos de nuevo el cepillo y le ponemos un poco de pasta de dientes.
  4. Acto seguido, le sujetamos el hocico y le cepillamos los colmillos con movimientos verticales.
  5. El paso siguiente es cepillarle los caninos realizando movimientos circulares, poco a poco. Si vemos que se siente incómodo, dejaremos este paso para el día siguiente.
  6. Cuando hayamos terminado, le daremos un premio en forma de caricias por su buen comportamiento.

Proporciónale juguetes dentales

En las tiendas de animales hay una serie de juguetes dentales que lo que hacen es mantener limpios sus dientes mientras se lo pasa en grande jugando. Pregunta al encargado cuáles son y seguro que tu amigo se divertirá muchísimo.

Regálale huesos de vez en cuando

Existe la creencia de que un perro no puede comer huesos, ya que se pueden astillar y causarle muchos problemas. Esto es cierto, pero sólo en parte. Un hueso cocinado (frito o hervido) sí puede ser fatal para el animal, pero uno que esté crudo no se podrá astillar.

Pero además de darle huesos crudos, es muy, muy importante que le demos uno teniendo en cuenta el tamaño de la boca del perro. Nunca hay que darle un hueso pequeño a un perro grande, ni uno grande a un perro pequeño. Lo ideal es que sea un poco más largo que la longitud de su boca, y repito, siempre, siempre ha de estar crudo.

Esperamos que te haya sido de utilidad 🙂 .

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:

Comida para perrosAccesoriosJuguetes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.