Cómo tener perros en la boda

El día más importante de vuestras vidas tendréis que rodearos de los vuestros, y en la familia no puede faltar el perro. Cada vez son más frecuentes las bodas con perros, en las que además estos tienen una parte activa y visible, como parte de la familia que acude a la celebración. No obstante, sabemos que un perro no siempre cumple el protocolo, por lo que debemos saber cómo tener perro en la boda.

Los perros en la boda pueden ser un bonito detalle, ya que forman parte de nuestra familia y queremos que quede un recuerdo en el que ellos también se encuentren presentes. Es por eso que cada vez se hacen más bodas en las que los perros se encuentran presentes. Pero vamos a ver algunos consejos para que ese día todo salga bien.

Qué papel tendrá el perro

Si vamos a llevar a nuestro perro a la boda, es porque queremos que se encuentre con nosotros, pero no todos los perros están preparados para un día tan intenso y para portarse bien durante tantas horas sin hacer algo espontáneo. Al llevar al perro sabemos que harán cosas que se encuentren fuera del guión, lo cual también es algo bonito, porque los perros, como los niños, improvisan y son totalmente naturales, quitándole seriedad a la ceremonia. No obstante, debemos pensar en el papel que tendrá el perro en la boda. Esto dependerá de lo educado que lo tengamos y de si es fácil de adiestrar.

Si nuestro perro es un poco desastre o todavía es un cachorro y no seremos capaces de adiestrarlo por la gran cantidad de energía que tiene, lo mejor es que su papel en la boda sea secundario. Es decir, podemos hacer que alguien lo cuide y sacarnos fotos con él, llevarlo a la ceremonia pero que no tenga un papel activo en ella porque podría ser todo un desastre. Si por el contrario nuestro perro es adulto y creemos que podemos adiestrarlo bien, siempre podemos hacer que se encuentre con nosotros en la ceremonia, o incluso que nos traiga los anillos en un cojín si estamos muy seguros de que obedecerá. Esto debemos decidirlo con suficiente antelación, puesto que tendremos que planificar cómo será la boda y la ceremonia para que el perro tenga cabida en ella, además de adiestrarlo para que se porte bien durante este periodo.

Adiestramiento previo

Esta es una fase delicada, ya que tendremos que adiestrar al perro para hacer lo que queramos. Si nuestro perro es inteligente y bastante obediente no nos llevará mucho tiempo, pero si por el contrario tiende a ser independiente y a tener su propio criterio, puede que nos cueste un poco más. A la hora de adiestrarlo debemos recurrir al entrenamiento en positivo, ofreciéndole chucherías para que haga lo que queremos. Cuando lo haga le damos un premio. Hay que repetir tantas veces como haga falta hasta que lo repita sin premio.

Si solamente se va a quedar durante la ceremonia, debemos ensayar sobre todo su paciencia, para que esté quieto y sentado sin ladrar o ponerse nervioso. Esto siempre es mejor después de haber realizado ejercicio físico, ya que el perro se encontrará menos nervioso y estará más tranquilo. Si vamos a llevarlo a la ceremonia puede que tengamos que practicar el paseo con los anillos, en caso de que le pongamos un cojín. Esto es solo para aquellos perros que están muy adiestrados y son obedientes.

Ensayos con el perro

Es bueno realizar algún ensayo con el perro en el lugar en el que vaya a tener lugar la ceremonia. Esto nos asegura que el perro conoce el ambiente y los olores del lugar y no se distraerá ese día. El día de la boda habrá mucha más gente y distracciones, y esto debemos tenerlo en cuenta, porque no todo puede salir como esperamos. Es importante repetir con el perro lo que hay que hacer en la boda hasta que lo haga de forma automática. Así el día de la boda recordará las órdenes y le resultará mucho más fácil evitar distracciones durante el camino.

El lugar de la boda

Evidentemente, si vamos a llevar al perro a la boda, la ceremonia no puede ser en la iglesia o este se tendrá que quedar fuera, ya que en la mayoría no dejan entrar a las mascotas. Es por eso que si deseamos que nuestro perro asista al casamiento este debe ser en otro lugar. Normalmente una boda con perros es algo informal, y por ello la mejor idea es realizar esta ceremonia en el exterior, si el tiempo acompaña. En un bonito espacio natural en el que todos nos encontremos a gusto, perro incluido.

El día de la boda

El mismo día de la boda es importante que el perro se encuentre relajado. Los novios estarán bastante ocupados con los preparativos, por lo que siempre es mejor dejarle el perro a una persona de confianza para que se ocupe de él el día antes y ese día. Esa persona debe sacar al perro a pasear antes de la ceremonia, sobre todo si el perro es joven o nervioso, porque así gastará energía y estará mucho más tranquilo durante la boda. Hay que llevarlo a que vea a sus dueños, para que este nerviosismo no aumente. Los perros son muy intuitivos y notarán que es un día especial y que todo el mundo está más nervioso de lo normal, por lo que ellos también pueden alterarse. Es importante que esa persona sea calmada y sepa mantenerlo tranquilo todo el tiempo. Además, durante la boda debemos tener siempre agua para el perro y un lugar en el que pueda estar tranquilo y sentarse. La persona encargada debe pasearlo cada cierto tiempo para que haga sus necesidades en un lugar alejado de la ceremonia.

Dejar espacio a la improvisación

Con los perros siempre debemos dejar un margen para la improvisación. No todas las fotografías con ellos pueden salir perfectas y puede que interrumpan la ceremonia, pero lo cierto es que si tenemos perros sabemos que esto es una parte que los hace todavía más especiales. Esa capacidad para ser espontáneos y que a todo el mundo le haga gracia. Al fin y al cabo se trata de disfrutar de un día especial con una mascota especial, amigos y familia.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:

Comida para perrosAccesoriosJuguetes


Categorías

General Perros

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, aunque siempre me gustó escribir. Llevo años siendo voluntaria en una protectora, ahora todo mi tiempo he de dedicárselo a mis propios perros, que no son pocos. Adoro a los perros, la moda, las cremitas y las revistas online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.