Complicaciones en el parto de las perras

Complicaciones en el parto de las perras

Seguramente tengas una perra y quieras que tenga alguna camada. Muchos personas propietarias de perras quieren que su mascota tengan camadas bien porque son perros de raza y pretenden venderlos, o bien porque por algún otro motivo personal así lo desean. Sin embargo, cuando se toma esta decisión hay que ser consciente de que puede haber complicaciones en el parto de las perras.

Las complicaciones en el parto y durante el embarazo de las perras pueden deberse a problemas genéticos, alguna carencia nutricional, alguna enfermedad que desconocen los propietarios de las perras. Incluso dependiendo de las razas tienen más o menos complicaciones en el parto. Si quieres saber un poquito más en este post hablaremos de ello.

¿Qué es el celo?

Celo perra

Comprender el ciclo sexual de la perra es algo fundamental si pretendemos que nuestra perra tenga cachorros. La perra tiene su primer celo entre los 7 y 10 meses de vida. Podemos decir que es el equivalente a la edad de la pubertad en los humanos. En el hecho de que le venga antes o después el celo influye el tamaño de la perra, la raza, incluso las condiciones ambientales. Hay estudios que indican que en primavera y verano es cuando suelen presentar más perras el primer celo.

El celo dura alrededor de unos 20 días y suele producirse cada 6 meses, aunque a algunas perras les puede suceder cada 5 meses. La perra es monoéstrica, dicho en otras palabras significa que solo tiene un ciclo sexual por época de celo. Y por tanto se produce una sola ovulación de varios óvulos. Al contrario que en las gatas, no es necesario que sea montada para que ovule.

El ciclo sexual de la perra tiene cuatro fases:

  1. Proestro. Es el inicio del celo. En esta fase no permite la monta.
  2. Estro. Su inicio y fin lo marca cuando la perra permite la monta y cuando la rechaza. Si al presionarle a la perra sobre el dorso esta aparta la cola hacia un lado significa que permite la monta.
  3. Diestro. Esta etapa comienza cuando no permite la monta. Dura entre 60 y 90 días.
  4. Anestro. Es la etapa de inactividad sexual que dura hasta el proximo proestro. Es decir, hasta que la perra vuelva a entrar en celo.

Como conclusión, la perra solo puede quedarse embarazada en la fase del estro, que dura entre 5 y 9 días aproximadamente.

Preparar las perras para el parto

Perra con sus cachorros

Cuando nos referimos a preparar a la perra para el parto, no solo hablamos del momento concreto del parto sino también de lo que abarca a la gestación para que evitar que se comprometa la salud de la perra y sus cachorros.

La alimentación es un pilar fundamental en la gestación

Durante el primer mes de gestación no es tan necesario que la perra tenga una dieta concreta. Pero a partir del segundo mes las necesidades energéticas aumentan considerablemente. Necesitan un aporte mayor de proteínas y grasas, unas necesidades parecidas a la de los cachorros. De hecho, notarás que tu perra tiene muchísimo más apetito que antes. Como recomendación aliméntala con un pienso starter (por ejemplo, si tu perra es de tamaño pequeño puedes comprar este). Es decir, un pienso especial de cachorros y perras gestantes, que sea de buena calidad. A no ser que el veterinario te lo recomiende, no le restrinjas la cantidad de alimento ni en la gestación ni en la lactancia.

La gestación en las perras está entre los 58 y 65 días. Por eso es recomendable que se sepa cuando fue el día de la monta. Además de que el veterinario le haga por lo menos una ecografía durante la gestación, para más o menos predecir cuando tendrá lugar el parto. También se puede tomar la temperatura rectal durante lo que se consideran los últimos 10 días de la gestación, siempre a la misma hora. En el momento en el que se ponga de parto la temperatura disminuirá bruscamente.

La preparación de la cama

Es recomendable que 15 días antes a la fecha a la que está previsto el parto se le prepare la cama a la perra. Es posible que tu perra no quiera la cama en el lugar que se la has preparado. No te preocupes, déjala que elija donde quiere parir, será donde más a gusto y tranquila se encuentre. Porque el hecho de estresarla puede provocar que se retrase el parto. Utiliza toallas o sábanas para la cama, incluso si quieres puedes usar empapadores, pero te desaconsejo que uses serrín, papel u otros materiales que resequen mucho, o que puedan taponar las vías respiratorias de los cachorritos.

La eliminación del tapón mucoso y la bajada de leche

Si tu perra tiene presencia de leche en las mamas cuando le presionas muy suavemente algún pezón significa que está cerca del parto. Aunque hay algunas perras que no tienen la bajada de leche hasta el momento más cercano al parto. Entre una semana y tres días antes del parto comenzará a expulsar por la vulva una secreción mucosa. Esto es el tapón mucoso, aunque a veces algunas hembras se lamen buscando limpiarse y para nosotros pasa desapercibido la expulsión del tapón mucoso.

Cambios en el comportamiento previo al parto

Conforme se acerque el momento del parto tu perra tendrá menos actividad, comerá menos. Cuando comience a tener contracciones es típico que rasque el suelo, gire en círculos y se acurruque, se tumbe, se levante, en general que esté nerviosa.

Fases del parto

Complicaciones del parto de las perras

Cuando la perra va a dar a luz, la temperatura rectal disminuye bruscamente entre las 8 y 24 horas antes del parto, Por eso, debes tomarle la temperatura rectal a tu perra de forma regular y periódica las semanas antes al parto. Otro indicativo de que la perra se está preparando para el parto es que los días anteriores al parto se muestra más nerviosa, busca lugares más tranquilos y sobre unas doce horas antes del parto comienza a fabricar su nido.

Cuando la perra va a dar a luz, la temperatura rectal disminuye bruscamente entre las 8 y 24 horas antes del parto. Por eso debes tomarle la temperatura rectal a tu perra de forma regular y periódica las semanas antes al parto. Otro indicativo de que la perra se está preparando para el parto es que los días anteriores al parto se muestra más nerviosa, busca lugares más tranquilos y sobre unas doce horas antes del parto comienza a fabricar su nido. El parto se divide en tres periodos:

Primer periodo. Dura entre 6 y 12 horas, aunque si la perra no hay parido antes se puede alargar incluso a 36 horas. La vagina empieza a relajarse y se dilata el cuello del útero sin signos aparentes de esfuerzo abdominal.

Segundo periodo. Dura entre 3 y 12 horas normalmente. La temperatura rectal aumenta hasta valores normales o un poquito más de lo normal. En esta fase el primer cachorro se encaja en el canal del parto. Se produce lo que popularmente conocemos como “romper aguas”. Cuando sale el cachorro está cubierto por la membrana amniótica, que normalmente la perra la rompe, al igual que el cordón umbilical. Pero es posible que haya complicaciones en el parto y necesite de tu ayuda o la del veterinario para abrir esta membrana, para que pueda respirar el cachorro. Además de tener que cortar el cordón umbilical.

Tercer periodo. La placenta es expulsada. Se produce a los 15 minutos después de haber expulsado cada feto. Al contrario que en otros animales, debes evitar que tu perra se coma la placenta porque puede producirle vómitos y diarreas.

Normalmente, en un parto que va bien el intervalo entre el nacimiento de un cachorrito y otro es de 5 minutos hasta 2 horas. Esta diferencia tan grande de tiempo se produce cuando vienen muchos cachorritos y la perra se fatiga más.

Por lo general, el parto termina a las 6 horas desde su inicio, aunque pueden darse casos en los que llegue a 12 horas. Bajo ningún concepto permitas que el parto dure más de 24 horas por la integridad física de tu perra y de los cachorros. Si se presentan complicaciones en el parto de tu perra acude urgentemente al veterinario más cercano.

Complicaciones en el parto

Complicaciones del parto en las perras

A veces puede suceder que nuestra perrita tenga complicaciones para el parto, bien porque no haya dilatado lo suficiente, porque uno de los fetos esté muerto, porque se haya quedado un feto atravesado en el canal del parto, porque tenga alguna padencia, entre otras causas. Cuando hay complicaciones en el parto de las perras es lo que se conoce en veterinaria como distocia.

¿Qué nos indica que estamos ante una complicación de un parto?

  • Si la temperatura rectal ha bajado y consecutivamente ha vuelto a subir a valores normales y la perra no presenta signos de estar en parto.
  • Si comienza a segregar un flujo verdoso por la vagina y no ha expulsado todavía ningún feto.
  • Cuando no hay contracciones durante más de dos horas, son débiles o infrecuentes durante 2 o 4 horas.
  • Si la perra tiene contracciones muy fuertes pero no produce respuesta durante 20 o 30 minutos.

Existen otras complicaciones del parto de las perras,que desde casa no podremos observarlas. Por eso es de vital importancia que lleves a tu perra al veterinario si observas algunos de estos signos.

Distocia según su causa: maternas, fetales o combinada

Debidas a causas maternas tenemos:

  • La inercia uterina. Esta puede primaria o secundaria, siendo sus complicaciones distintas. En la inercia uterina primaria lo que sucede es que el útero no responde al estímulo fetal. Esto sucede cuando: (1) viene un solo cachorro, (2) vienen muchos cachorros y la pared uterina tiene una distensión excesiva, (3) hay un exceso de líquidos fetales o (4) vienen cachorros de gran tamaño.

En el caso de la inercia uterina primaria hay que conseguir estimular las contracciones uterinas de la perra. Es probable que el veterinario le ponga un tratamiento en la clínica y te pida que sigas una serie de pautas para estimular las contracciones, por ejemplo que la perra haga ejercicio, como subir escaleras, si la perra es nerviosa tranquilizarla con caricias, entre otras pautas. Y en la inercia uterina secundaria lo que sucede es que se expulsa parte de algunos de los fetos que se quedan dentro del útero.

  • La obstrucción del canal del parto. Puede suceder porque el útero sufra torsión y se rompa, que tenga una hernia inguinal uterina, que existan malformaciones congénitas en el útero, o bien que el canal pélvico sea estrecho.

En el caso de causas fetales, puede ser porque los cachorros estén mal posicionados, que tengan un tamaño muy grande o que tengan malformaciones. Si algún feto se muere no se posicionan correctamente para salir por el canal del parto y no produce la suficiente estimulación como para iniciar el parto.

Si tu perra se encuentra en estas circunstancias necesitará ayuda del equipo veterinario, ya que posiblemente tendrá que recolocar correctamente al feto. En algunos casos simplemente con recolocar al feto es suficiente, pero lo cierto es que la gran mayoría de las perras acaban necesitando cesárea.

Si tu perra está preñada recuerda que es aconsejable que la lleves a un centro veterinario y que le hagan revisiones preparto. Te recomiendo que la primera visita la concretes con tu veterinario a las tres o cuatro semanas desde la monta para confirmar que está preñada. Y si todo va normal, la siguiente visita será para realizarle una ecografía y una radiografía unos 7 o 10 días antes de la fecha prevista para el parto. No te asustes con que le hagan una radiografía a tu perra, los fetos ya están formados y no supone ningún problema de salud ni para la madre ni para los cachorros.

Espero que este post te haya gustado y te haya despejado algunas dudas si las tenías.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.