Conductas compulsivas en perros

Existen perros que desarrollan conductas compulsivas por motivos variados. Estas conductas pueden llegar a ser no solo molestas, sino perjudiciales para la salud del perro y de los suyos. Es por eso que no solo hay que tratar de prevenir estas conductas, sino también saber reconocerlas y aplicar un tratamiento para que el perro deje  de tener este comportamiento compulsivo.

Las conductas compulsivas vienen de alguna experiencia o incluso de alguna enfermedad, pero debemos tener claro que es un problema para el perro que le puede afectar a largo plazo en su salud, por eso deben tratarse en cuanto se reconocen. La visita al veterinario es imprescindible, pero también se puede valorar el trabajar con un entrenador canino que reconozca el origen de la conducta y pueda llegar a suprimirla.

Tipos

Las conductas compulsivas en los perros pueden ser de diferentes tipos dependiendo de cómo se manifieste esta conducta. Los desencadenantes también pueden ser distintos en cada perro. Estos tipos de conducta nos sirven para poder reconocer si nuestro perro tiene este comportamiento y así intentar comenzar a tratarlo para evitar que vaya a más.

Conductas compulsivas en ladridos. Es bien cierto que hay perros que ladran mucho, pero lo cierto es que este ladrido puede llegar a ser un problema cuando lo hacen sin control. Es habitual y normal que los perros ladren para expresar su felicidad, para avisar de que han oído un ruido extraño o cosas por el estilo. Pero si un perro ladra constantemente y sin parar, esto es una conducta compulsiva que ha desarrollado. La diferencia está en que cuando es compulsivo el perro ladra de forma constante y sin motivo.

Conductas compulsivas con su boca. En muchos perros se puede observar que muerden constantemente cosas, o bien se lamen las patas todo el tiempo o se rascan con la boca. Esto puede deberse a algún problema de dolor en las articulaciones, por lo que se lamen para aliviarse. Sin embargo, si se descarta esto, puede que estemos ante una conducta compulsiva en nuestro perro.

Conductas compulsivas con movimientos. Todos conocemos a algún perro que se persigue la cola sin fin, pero hay otras conductas, como tener temblores o hacer movimientos repetitivos. Es difícil determinar en qué momento esta es una conducta que se hace de manera compulsiva, pero lo cierto es que observando al perro a diario podremos darnos cuenta de cuando una conducta no es normal.

Conductas compulsivas que llevan a la autoagresión. Hay muchos perros que tienen conductas compulsivas que los llevan a lesionarse. Se muerden las patas o la cola hasta causarse heridas, sin poder parar. Esto es un grave problema, porque estos perros pueden desarrollar conductas agresivas. Por eso el tratamiento debe ser inmediato para conocer las causas.

Origen de la conducta compulsiva

Los orígenes de la conducta compulsiva pueden ser muy variados. Esta conducta puede venir de algún trauma que el perro haya pasado, como por ejemplo de un abandono o un maltrato. Sucede mucho con los perros adoptados, ya que no sabemos qué clase de vida han llevado anteriormente. Estos traumas pueden dar lugar a muchos comportamientos que hacen que el perro no sea equilibrado, como miedos excesivos a cosas cotidianas, comportamientos agresivos o las mencionadas conductas compulsivas. En estos casos siempre se debería tratar con un experto en comportamiento animal para conseguir las pautas con las que trabajar con el perro.

El estrés, la frustración y el exceso de energía que no se gasta puede ser otra de las razones por las que el perro tiene este tipo de conductas. Esa energía debe gastarse y el perro siente frustración al no poder hacerlo, por lo que tiene estas conductas, desde morder a ladrar o moverse constantemente. No obstante, los expertos también dicen que puede haber alguna relación entre algunas razas de perros como por ejemplo el Pastor alemán y las conductas compulsivas, con algún componente genético que las haga más propensas a sufrir estos problemas.

Las conductas compulsivas se pueden prevenir

En perros que han llevado una vida normal, las conductas compulsivas pueden prevenirse de alguna manera. Tener un perro totalmente equilibrado consiste en enseñarle cierta disciplina, llevar una rutina diaria y realizar ejercicio físico. Hoy en día son muchos los perros que casi no realizan ejercicio y que por ello desarrollan diferentes problemas. Sus dueños deben saber que el ejercicio diario es necesario para un perro, el cual estará más feliz gastando su energía.

Las rutinas y la disciplina le dan estabilidad al perro, por lo que es importante realizar un sencillo entrenamiento diario con premios para enseñarle de forma positiva. Estos premios o los castigos no deben darse cuando el perro tenga una conducta compulsiva. Hay que saber utilizarlos para que se comporte de una manera equilibrada.

Tratamiento

El tratamiento de la conducta compulsiva pasa por conocer el origen de esta. Saber si el perro ha tenido algún trauma anterior, si tiene algún problema de salud o un exceso de energía. En cada caso se deberá actuar de forma diferente. Es importante consultar con un veterinario, porque ellos nos pueden decir si estos problemas se deben a algún problema de salud o si se trata de un problema de comportamiento.

En el primero de los casos nos darán un tratamiento para ver si el perro mejora. Hay ocasiones en los que se proporcionan fármacos al perro para calmar estas conductas, aunque siempre es mejor tratar de cambiar su comportamiento poco a poco con ayuda de profesionales. En el segundo caso siempre hay que consultar con algún adiestrador canino o profesional en comportamiento canino. Es importante que el profesional conozca este tipo de problemas y cómo tratarlos, ya que un entrenamiento equivocado puede generar más estrés en el perro. El dueño debe implicarse de forma activa en la curación del perro, para poder trabajar con él a diario, de forma que se vayan evitando las conductas compulsivas y creando una relación mucho más equilibrada. La mezcla de estos profesionales es lo que nos puede dar la solución a la hora de curar a nuestro perro.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Categorías

Enfermedades

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, aunque siempre me gustó escribir. Llevo años siendo voluntaria en una protectora, ahora todo mi tiempo he de dedicárselo a mis propios perros, que no son pocos. Adoro a los perros, la moda, las cremitas y las revistas online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.