8 cosas que odian los perros

Perro mezcla de pastor adulto

Los perros son unos peludos encantadores, muy sociables por naturaleza y siempre están dispuestos a agradar. Sin embargo, a veces el ser humano se comporta de una manera que cree que le van a encantar pero que en realidad ellos evitarían si pudieran.

Por eso, si quieres ser el mejor amigo de tu can, a continuación te vamos a decir 8 cosas que odian los perros.

Dale palmadas o golpecitos en la cabeza

Cachorro con humano

Muchas personas tienen tendencia a dar palmadas o golpecitos en la cabeza a sus familiares o amigos, y también a sus perros, a quienes puede no gustarles demasiado. Y es que, por mucho cariño que os tengáis, es importante respetar el espacio personal de cada uno, tenga dos piernas o cuatro patas, de lo contrario el animal se puede sentir agobiado.

Para premiar al peludo es mucho mejor acariciarle la espalda y terminar cerca de la cola. Por supuesto, también disfrutará con las caricias en la cara, pero sólo si son suaves.

Mirarle fijamente a los ojos

Perro joven en un parque

En el mundo animal, que mires a uno fijamente a los ojos es signo de tensión. Cuando dos lobos se miran a los ojos directamente durante un periodo prolongado de tiempo, es fácil que acaben peleándose, ya sea por el territorio, por una hembra o por comida. Por eso, es muy importante evitar mirarlo de esa manera, pues resulta muy dominante para él.

Cada vez que quieras saludar a un perro, sea el tuyo o uno desconocido, dirígete a él haciendo una pequeña curva y con mirando levemente hacia otro lado. Debes de estar tranquilo, y hablar con voz calmada. Así, no se sentirá intimidado y se podrá acercar a ti sin tener miedo.

La dominancia

Dos cachorros de perro sentados

En los últimos tiempos se está poniendo muy de moda el concepto de dominancia. ”Hay que dominar al perro”, ”ser el líder de la manada”, ”los perros necesitan saber que el ser humano les manda”, ”los perros tienen que ser sumisos”, … y tantas otras cosas que, más que ayudar, están haciendo mucho daño a estos maravillosos animales. El propio creador de la teoría del macho alfa, David Mech, explicó por qué está obsoleta en este vídeo:

Sí, habla de lobos y no de perros, pero teniendo en cuenta que ambas especies viven en grupos familiares y que tienen un comportamiento muy similar, esta teoría les ha alcanzado de lleno. El hecho de imponerte a tu perro no va a hacer que sea más feliz, sino más bien todo lo contrario: le vas a destrozar el alma.

Quiérelo y respétalo, como perro y como amigo. Nunca pegarías a un ser querido, ¿verdad? No lo hagas con tu peludo. Obviamente, sí que necesita conocer las normas básicas de convivencia, pero para eso no son necesarios ni los collares de castigo, ni los bozales, ni los ”toques” con el pie, ni llevarlo a pasear con una correa-collar de ahogo, ni mucho menos ponerlo boca arriba en posición de sumisión.

En este artículo puedes aprender a enseñarle muchas cosas a tu cachorro, simplemente con cuatro cosas: paciencia, cariño, respeto y premios.

Obligarle a estar con otras personas o animales que no le gustan

Dos perros en un parque

Al igual que nos pasa a los humanos, a los perros no les agradan todos los perros ni todas las personas. Siempre hay algunos con los que sí quieren pasar tiempo, y otros con los que no. A menudo se deja que otra persona acaricia al animal cuando a él, simplemente, no le apetece, y esto es algo que demuestra ladeando la cabeza, dando pasos hacia atrás o incluso gruñendo o ladrando.

No se deben de forzar las situaciones. Si el can no quiere estar con ese humano o con ese peludo, se debe de coger y llevarlo a otra parte. Quizás sea tímido y prefiera relacionarse poco a poco con los demás, o que sea mayor y desee estar en casa.

No leer su lenguaje corporal

Esto va muy unido a lo anterior. El perro utiliza su lenguaje corporal para poder expresarse y hacerse entender. Los humanos, en cambio, somos muy vocalistas y apenas usamos nuestro cuerpo para hablar. Por ello, se cae en el error de pensar que el peludo nos podrá entender, cuando lo cierto es que no siempre es así, ya que además somos nosotros quienes tenemos que entenderlo.

La posición de su cola, la mirada que tiene, los sonidos que emite… todo ello te puede decir mucho sobre cómo se siente. Así, podréis tener una mejor relación humano-perro.

Tirar de la correa

Personas paseando a un perro

Cuando se sale a pasear con el perro hay que ir tranquilo. La experiencia tiene que ser agradable para ambos, y si se tira de la correa no lo va a ser para ninguno de los dos. A ello hay que añadir el riesgo de daños si la tiene enganchada al collar. Por lo tanto, es muy importante enseñarle a no tirar, con golosinas y premios.

Si se pone muy nervioso cuando ve a otro perro pasar, hay que estar con ojo avisor para poder ver antes que nuestro peludo al can, y anticiparte así a la situación para poder solucionarla. Enseguida que lo veas, ve dándole golosinas cada poco tiempo a tu perro. De esta forma, con el tiempo asociará los otros canes con algo positivo: los premios.

Estar enfadado o tenso

Perro adulto enfadado

Si hay algo que no le gusta nada es que estés enfadado o tenso, no sólo porque tu comportamiento cambia, sino también porque es así como se podría sentir él si la situación se prolonga. Y nadie quiere sentirse mal. El sólo hecho de querer compartir tu vida con un peludo tan maravilloso como lo es el perro debería ser motivo más que suficiente para evitar el estrés. Se merece vivir feliz.

Que se le moleste

Perro durmiendo en la cama

Sabemos que es obvio, pero lo hemos incluido en la lista porque todavía hay personas que hacen cosas a los perros sólo porque a ellas resulta gracioso, como por ejemplo tirarle de la cola, avalanzarse sobre él, ladrarle a uno que ve en la calle, echarle agua para ”regañarlo” (así lo único que se consigue es que te coja miedo), y un largo etcétera.  Si a ti no te gusta que te molesten, no le molestes a él tampoco.

¿Qué otras cosas odia tu perro?

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *