Diabetes en perros

Se estima que uno de cada 500 perros puede desarrollar diabetes. No es de las enfermedades de las que más se habla en los perros, pero sin duda puede llegar a ser un problema si tenemos un perro con esta enfermedad y no sabemos reconocerlo a tiempo. La diabetes en perros tiene unos síntomas y tratamientos que debemos conocer para afrontar la enfermedad.

La diabetes en perros se distingue de la de los humanos y hay que tener en cuenta todos los detalles que esto supone. Además, debemos conocer un poco más sobre el proceso de la diabetes y lo que supone para cualquier organismo, ya que tener información nos capacita para enfrentarnos mejor al problema.

Diabetes en perros y humanos

La diabetes en humanos puedes ser de dos tipos. Por un lado tenemos la diabetes tipo I en la que debido a un fallo genético el cuerpo es incapaz de producir insulina. Por otro lado está la diabetes tipo II en la que el cuerpo desarrolla resistencia a la insulina, lo cual se asocia normalmente a la obesidad. Los perros en su mayoría cuentan con la diabetes tipo I, la que es un problema genético en la que el cuerpo no produce insulina.

Cómo funciona

La glucosa en sangre es lo que aporta energía a las células, pero para que estas puedan procesarla y reconocerla es necesario que entre en juego la insulina, la cual es producida por el páncreas, un órgano que está dañado en los perros con diabetes. En estos casos, al no producir insulina las células no reconocen la glucosa ni son capaces de utilizarla, por lo que se acumula en sangre. Se consumen las proteínas y las grasas porque el cuerpo necesita energía y la glucosa se acaba filtrando a través de la orina, ya que las células no pueden utilizarla.

Síntomas de la diabetes en perros

Para que los dueños podamos reconocer problemas en el perro tenemos que tener claros algunos de los síntomas que son visibles y claros. En el caso de los perros diabéticos ocurre que al tener que expulsar la glucosa con la orina beben mucho más de lo normal y también miccionan mucho. La falta de uso de la glucosa también hace que coman más para obtener energía, a pesar de que no suben de peso porque esa glucosa no la usan. En general debemos acudir al veterinario si vemos que el perro bebe y orina demasiado, más de lo normal. Esto puede ser síntoma de otra cosa pero es mejor asegurarse. También puede ser que tengan más apetito y que no suban de peso, además de estar apáticos y sin energía.

Diagnóstico

Con la visita al veterinario podremos determinar si realmente esos síntomas coinciden con un diagnóstico de diabetes tipo I en perros, que es la más habitual. El veterinario tomará una muestra de orina para analizarla y determinar si hay altos niveles de glucosa en ella o cualquier infección. También se realizar un análisis de sangre para ver los niveles de glucosa en ella. Si los niveles de glucosa son siempre demasiado altos esto indicará que su cuerpo no segrega la suficiente insulina para utilizar esa glucosa en la sangre, es decir, que el perro es diabético. En general, al realizarle un análisis de sangre al perro se le rapa una pequeña porción en la pata para tener acceso fácil a las venas y se realiza una rápida extracción en la que es importante que el perro esté quieto.

Tratamiento para la diabetes en perros

El problema de la diabetes es que se trata de una enfermedad crónica en perros, no se puede curar, por lo que su tratamiento está orientado a controlar la enfermedad y a evitar que se produzcan otros problemas relacionados con ella, como las cataratas en los ojos. Al tratar al perro suele haber una primera fase de estabilización, debido a que no se ha controlado la enfermedad mientras no se ha tenido conocimiento de que el perro la tuviese. En la fase de estabilización se suele administrar insulina al perro para que se equilibre su organismo. Por otro lado, en el mantenimiento se nos dará una dieta específica y unos cambios que afectarán a la rutina diaria del perro.

En principio el veterinario tendrá que establecer cuál es la dosis de insulina que el perro necesita, porque cada perro es diferente. Para saber esto se harán controles de la glucosa en sangre y se administrará insulina en el veterinario, que también le pedirá al dueño que controle cuánto come o bebe el perro al día. Esta es una forma de definir y controlar la enfermedad de forma individual.

La dieta va a ser otro de los factores importantes en la vida del perro diabético. Debemos controlar muy bien las cantidades, según nos indique el veterinario. Además, una dieta ideal para ellos contendrá una cantidad controlada de grasas, carbohidratos complejos y mucha fibra. Aunque se puede controlar el alimento con piensos comerciales, lo cierto es que también es posible darle una buena alimentación casera, siempre con las pautas y recomendaciones que nos pueda dar el veterinario.

Otros consejos

Es recomendable esterilizar a los perros diabéticos, sobre todo a las hembras, ya que los cambios hormonales también pueden tener repercusión en el control de la enfermedad. Además de evitarle otras enfermedades, podremos controlar mucho mejor la diabetes en el perro.

Los dueños tendrán que administrar la insulina una vez se tenga la dosis diaria controlada. Es importante seguir las pautas de conservación que nos dicta el veterinario. En principio estas suelen ser que hay que tener la insulina en la nevera, nunca en el congelador, y que debe estar en posición vertical.

El ejercicio es recomendable en cualquier perro. En los perros diabéticos también lo es, porque esto ayuda a mejorar el torrente sanguíneo, a rebajar los niveles de glucosa en sangre, pero siempre debemos tener en cuenta que estos pueden bajar mucho. En general lo que se recomienda en estos perros para controlar la hiperglucemia es que el ejercicio sea moderado y constante, a diario. Con unos buenos paseos cada día tendremos nuestra dosis de ejercicio realizado, pero es mejor evitar actividades demasiado fuertes.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:

Comida para perrosAccesoriosJuguetes


Categorías

Enfermedades

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, aunque siempre me gustó escribir. Llevo años siendo voluntaria en una protectora, ahora todo mi tiempo he de dedicárselo a mis propios perros, que no son pocos. Adoro a los perros, la moda, las cremitas y las revistas online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.