Dolor de estómago en perros

El dolor de estómago en perros es un síntoma común

Conocer qué significa el dolor de estómago en perros es importante, porque tanto puede tratarse de una simple indigestión como de una dolencia más grave que necesite tratamiento. El dolor de estómago además trae consigo muchos otros síntomas, como pueden ser vómitos o diarrea, lo que puede llegar a debilitar al perro.

Si deseamos tener controlado el estado de salud del perro, debemos tener en cuenta que el dolor de estómago es una dolencia habitual y que en la mayoría de los casos no es grave, pero hay algunas enfermedades con las que hay que tener cuidado. En todo caso, ante la duda debemos acudir cuanto antes a un veterinario para que determine la causa de este dolor en el estómago del perro.

Cómo manifiesta el perro el dolor de estómago

El dolor de estómago en perros es un síntoma que les incomoda

Los perros no pueden hablar para decirnos que les duele el estómago y que se encuentran mal. Este dolor a veces no es fácil de ver para sus dueños, sobre todo si es su primer perro y no conocen cómo se expresa su mascota. Lo más normal cuando el perro tiene cualquier enfermedad o malestar es que se encuentre decaído, que no juegue y duerma o esté tumbado más de lo normal. Esta apatía es propia de muchas dolencias, por lo que siempre hay que ir un poco más allá. En el caso del dolor de estómago, debemos palpar y apretar un poco esta parte. Si el estómago está inflamado por la causa que sea, el perro se quejará o se apartará. Por otro lado, lo que es muy frecuente con el dolor de estómago son los vómitos y la diarrea, ya que la dolencia afecta finalmente a todo el sistema digestivo del perro. Aunque no resulte agradable, siempre debemos vigilar las heces del perro, porque de ellas podemos deducir si tiene un buen estado de salud. Un tono anormal, muy oscuro o muy claro, o una consistencia muy líquida indica que algo va mal.

Indigestión en el perro

Uno de los problemas más frecuentes que llevan al dolor de estómago es la indigestión. Como nos puede suceder a cualquiera de nosotros, hay alimentos que no nos sientan bien y los perros suelen comer muchas cosas que no les conviene, con lo que finalmente terminan con dolor de estómago. La forma de evitar esto es darle siempre la misma comida, para que su estómago se acostumbre, y además debemos darle una cantidad adecuada. Las grandes comilonas también traen consigo grandes indigestiones y estómago pesado, por lo que debemos evitarlas. Hay que entender que el perro suele comer menos que nosotros, por lo que nunca debemos darle comida en exceso. Además, si cambiamos su dieta bruscamente, pasando del pienso a los alimentos naturales, es normal que durante unos días su estómago se resienta hasta que se adapte a la nueva dieta. En todos estos casos no hay que alarmarse. El perro descansará y con dejarle unas horas de ayuno hasta que vuelva a tener apetito es suficiente. Eso sí, su próxima ingesta debe ser ligera, para no sobrecargar al estómago, que todavía se encuentra delicado. Si consultamos con nuestro veterinario incluso puede recomendarnos algo para que se le calmen el estómago.

Parásitos en el estómago

Es muy habitual que los perros contraigan parásitos, sobre todo si tienen la costumbre de comer heces de otros perros, las cuales pueden estar contaminadas. Estos parásitos crean inflamación en el estómago con diarreas y vómitos. Para que esto no llegue a ser un problema, debemos mantener desparasitado a nuestro perro. La forma de hacerlo es proporcionando una pastilla para desparasitar por dentro, la cual se vende en veterinarios. Ellos pueden darnos una idea sobre la frecuencia con que debemos dársela. En los cachorros es algo obligatorio antes de comenzar a poner las vacunas, ya que estos parásitos que contraen pueden llegar a debilitarlos. Es importante desparasitarlos con urgencia cuando ya veamos lombrices en sus heces, porque eso quiere decir que tienen muchas, ya que se han extendido por el intestino.

Torsión de estómago

Si hay un problema que debemos evitar a toda costa es la torsión de estómago. Un dolor de estómago puede derivar en esto, que ocurre cuando el estómago gira sobre sí mismo estrangulándose. Esta es una enfermedad que hay que operar de inmediato, porque puede llevar a la muerte del perro en poco tiempo. No es tan frecuente que ocurra pero sí hay posibilidades, por lo que ante un dolor de estómago que parece agravarse es mejor acudir al veterinario para que le haga un chequeo de salud a nuestra mascota. Además, la torsión de estómago se puede evitar en gran medida si le damos la comida al perro en pequeñas ingestas, ya que la torsión ocurre ante copiosas comidas. Es por eso que siempre es mejor hacer que el perro coma más veces al día pero poca cantidad, ya que le sentará mejor y evitaremos riesgos innecesarios.

Qué hacer si mi perro tiene dolor de estómago

Sin duda, una de las peores situaciones por las que puedes pasar con tu perro es ver que este está enfermo. El hecho de que ellos no puedan hablar hace que, si no estás atento al comportamiento del animal, no te des cuenta de que le pasa algo.

El dolor de estómago suele provocar, como primera reacción, el dejar de comer. Es una señal muy evidente ya que, si bien hay veces que los perros pueden no querer comer, no es lo habitual y te avisa de que algo pasa.

Estar alicaído, no querer jugar, no querer salir de la caseta, o incluso llorar o quejarse, o no dejarte que le toques la zona del vientre, son otras reacciones que va a tener tu perro cuando tiene dolor de estómago (o cualquier otro problema).

Pero, ¿qué hacer en esas situaciones? Pues lo hemos dividido en dos partes:

Primeras actuaciones

Las primeras actuaciones cuando notas que a tu perro le pasa algo es pasar tiempo con él o ella y ver qué le puede pasar. Es decir, obsérvalo. Es importante ver si el problema es de estómago o es de otra cosa.

Si no quiere comer, prueba a ofrecerle algo que le guste. Lo normal es que el animal se lo coma, y que busque más. Pero si ves que lo coge con desgana, que tarda en comérselo y que además no notas una mejoría en su comportamiento, es que algo pasa.

Normalmente, con una dieta blanda debería curarse, pero hay ocasiones en que se necesita de un profesional para poder valorar su caso. Así que, si pasados 2-3 días, el animal no ves que mejore, lo que deberías hacer es lo siguiente.

Si no mejora…

Han pasado varios días y tu perro sigue igual. O has visto que, entre sus síntomas, hay algunos que te alertan (como por ejemplo que vomite sangre, o que haga sangre en las heces, que lo notes apagado, que no se despierte…).

No te alarmes, pero es hora de ir al veterinario. Allí, el profesional se encargará de hacerle unas pruebas rápidas para saber qué le puede pasar. ¿Y qué pruebas pueden ser esas? Lo primero, tocarle la parte del vientre para ver si todo está correcto. Por ejemplo, que tenga el vientre hinchado y muy duro.

Después es posible que le haga un análisis para saber si tiene parásitos internos. Eso se hace fácilmente con un bastoncillo metido en la zona anal ya que así ven si hay gusanitos. Normalmente en las heces se pueden ver. Si es eso, tendrá que tomar una medicación que elimina ese problema (y calma el dolor de estómago).

Lo siguiente puede ser un análisis de sangre. Hay de dos tipos, uno rápido donde los resultados los tiene en apenas 5-10 minutos, y otro que tarda 1-2 días en llegar.

Otra opción es la de hacer una ecografía, para ver si hay algún problema más grave.

Todo esto dependerá de los síntomas y causas que hayan provocado el llegar a tu perro al veterinario, así que ten presente todo lo que ha pasado para que hayas ido a la consulta.

Remedios caseros para el dolor de estómago canino

Los perros jóvenes han de recibir mucho cariño si tienen dolor de estómago

Además de los tratamientos veterinarios y médicos que existen para el dolor de estómago de los perros, también hay remedios caseros que puedes probar a fin de aliviar a tu mejor amigo.

Nosotros te proponemos algunos de ellos que, seguro, te van a venir bien y por probarlos no pierdes nada pero sí aliviarás un poco a tu mascota.

Son los siguientes:

No le des nada

Un día de ayuno canino no pasa nada. De hecho, cuando nosotros tenemos problemas de estómago, lo primero que nos dice el médico es que no consumamos nada más que suero durante 24 horas. Y es lo mismo que puedes hacer con tu perro.

Es decir, no le des comida, pero sí proporciónale agua, si puede ser con suero, para que esté hidratado.

Una comida especial

Otro de los remedios caseros que puedes probar es el de darle una comida especial que ayude a su digestión (y también que no sea pesada ni tampoco le siente mal). Tienes varias opciones, y dependerá de lo que el perro esté acostumbrado a comer, ya que a veces no la toleran. Pero por ejemplo, tienes zanahoria, miel, copos de avena, calabaza, pechuga de pollo, pavo, pescado blanco…

Algunos de esos alimentos tendrás que hervirlos o cocinarlos, además de partirlos en trozos pequeños para que se lo coman.

Otra opción es el arroz blanco (una sopita de arroz blanco con zanahoria no es mala idea). El problema es que, si está estreñido, esto no es la mejor.

Aloe vera para beber

Como sabes, en el mercado existen ya botellas de aloe vera para beber. Estas se venden y se recomiendan, por ejemplo, para tomar un tapón o dos en ayunas y después, si se quiere, repetir la toma a lo largo del día (hay quien se la bebe entera en unos días).

Has de saber que el aloe vera ayuda, y mucho, a mejorar tu estado de salud. Para empezar, te mejora el metabolismo y la digestión, calma la inflamación, ayuda con las gastritis, tienes menos ardor… ¿Y qué pasa con tu perro que tiene dolor de estómago? Pues que también puede ayudarle.

Para que se lo tome, hay dos opciones: o bien echas un poco en el agua que bebe, o bien, si le gusta, se lo das directamente. Hablamos de una planta natural, así que no debería hacerle daño.

Hierbas

Un comportamiento que tienen muchos perros, y que quizá has visto a menudo, es que estos buscan hierbas y se las comen. Para, al cabo de un poco, empezar a vomitar. Muchos les regañan, o no quieren que hagan eso, y en realidad es lo mejor que pueden hacer porque ellos mismos se curan.

Sí, el comer hierbas les ayuda a expulsar aquello que les causa dolor, y lo hacen porque es su sistema defensivo para ese problema. Así que puede ser una forma de ayudarle.

Para ello, tendrás que hacerte con unas hierbas. Por ejemplo, tienes la menta gatuna (o llamada catnip), pero también suelen ayudar el eneldo, albahaca, hinojo… Puedes consultar al veterinario y te dirá las mejores opciones y cómo dárselas en caso de que no se las coma por sí solas.

Kéfir

Por último, podemos hablarte del kéfir que ya sabes que es una bebida de leche fermentada. Pues bien, esta tiene probióticos que ayudan a problemas gastrointestinales. Y puede ser una opción para tu mascota.

Eso sí, no todas lo aceptan así que quizá sea un remedio que dependerá de si tu perro tolera tomarse algo así (muchos acaban vomitándolo, no abren la boca, etc.).

Consejos para evitar el dolor de estómago

La apatía es un síntoma de dolor de estómago en perros

La gran mayoría de los dolores de estómago en los perros se pueden evitar. Es cierto que no siempre podemos controlar si tienen parásitos, pero podemos tener vigilado al perro para que no coma nada por fuera. Hay que evitar siempre que el perro coma cosas en la calle, ya que no sabemos si están contaminadas o en mal estado, algo que puede llevar a una indigestión o a envenenamiento. Tener controlado el espacio en el que lo soltamos y al perro es siempre importante.

Por otro lado, a la hora de darle de comer al perro siempre es mejor no variar de pienso, que este sea de calidad, o bien acostumbrarlos desde pequeños a la comida de casa si es el tipo de alimento que vamos a darle siempre. Hay que tener bien claro la cantidad de comida que podemos darle, ya que un exceso puede darles dolor de estómago. Además, siempre es mejor darle de comer varias veces en pequeñas cantidades que solo de una vez. Para saber la cantidad de comida que es recomendable según su actividad, su peso y su edad, es mejor consultar con el veterinario.


Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Emilio dijo

    Hola me podría ayudarme, mí perrito está enfermo desde 3,nosé que tiene siempro vomita está echado de lo normal y no me come,podría ayudarme porfavor en una dogo argentino hembra es cachorrito