El origen del perro

¿Cuál es el origen del perro? Hoy día, mediante la cría y selección de ejemplares, hemos conseguido que haya más de 400 razas, teniendo cada una de ellas sus características propias. Hay algunas que son muy grandes, como el Mastín Tibetano (73kg) pero hay otras que son pequeñas, como el Chihuahua (2kg). ¿De qué animal salvaje procede el que se ha convertido ya en el mejor amigo del ser humano?

Si alguna vez has querido saber dónde y cómo se originó el perro, no dejes de leer 🙂 .

¿Cuándo y dónde se originó?

Del origen del perro se ha hablado mucho a lo largo de los años, pero no fue hasta el año 2016 que pudimos tener una idea más clara de dónde procedía este magnífico animal. Este es un descubrimiento que seguramente sorprenda a más de uno, pues no tuvo un solo origen… sino dos.

Gracias a un estudio publicado en la revista Science, ahora sabemos que hace unos 14.000 años hubo dos poblaciones distintas de lobos, que es el animal salvaje del que procede: una en Europa y otra en el este de Asia. En ambos lugares se hallaron huesos fosilizados cuyo ADN mitocondrial (ese que pasa de padres a hijos) es idéntico al que tienen los perros actuales. Para llegar a esa conclusión lo que hicieron fue compararlo con la información genética de 2500 canes domésticos.

¿Cuándo empezó la domesticación del perro?

Hasta no hace mucho se decía que hacía unos 10 mil años…, y no íbamos mal encaminados. La domesticación de este animal empezó hace más de 12.000 años. En Eurasia Occidental y en Eurasia Oriental vivían dos grupos distintos de humanos paleolíticos que poco a poco se dieron cuenta de que podían tener a un compañero peludo.

Seis mil años más tarde, la variante asiática de los perros se dispersó por Europa en compañía de los humanos, y al final se mezcló con la de los perros europeos, a los que reemplazó de forma parcial. Así, a día de hoy los perros que conocemos son híbridos entre esos canes europeos y asiáticos. Por ejemplo, el Husky siberiano presenta rasgos genéticos de ambos, pero hay otros que son puramente asiáticos, como el Akita inu.

¿Cómo evolucionó?

El perro, al igual que el resto de seres vivos, se ha ido adaptando a los distintos ambientes donde ha ido viviendo. Así, si durante muchísimo tiempo (miles de años) ha estado en un lugar donde las nevadas son frecuentes, su genética reaccionará estimulando el crecimiento de un pelaje denso que proteja al cuerpo; en cambio, si en vez de frío hace mucha calor, ese pelaje será corto.

Estos cambios se producen, como decimos, en el transcurso de cientos o de miles de años. Pero desde hace un par de siglos el ser humano está aprendiendo a manipular la genética sin necesidad de ir a un laboratorio. ¿Cómo? Con la cría selectiva. Para que sepamos la diferencia, veamos qué objetivo tiene el ser humano y cuál la naturaleza:

  • Ser humano: conseguir un animal que le sea útil, ya sea para cazar, guardar el ganado, o para poder presumir de él (ojo, esto último no tiene por qué ser malo: a todos nos gusta presumir de perro 🙂 , pero es importante que le proporcionemos los cuidados que necesite).
  • Naturaleza: que el animal se pueda adaptar a las distintas condiciones que se le van presentando.

A veces el ser humano consigue cosas que no son muy prácticas. Es por ejemplo el caso del Basset Hound. En 1964 era un perro que podía correr sin problemas, ahora debido al exceso de piel sufre problemas oculares, obesidad e incluso a medida que envejece podría llegar a tener las patas paralíticas. Aquí tienes una foto del antes y del después de la cría selectiva de esta raza:

Es importante que nos paremos a pensar si lo que estamos haciendo es ético para el perro o no.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:

Comida para perrosAccesoriosJuguetes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.