Errores con los perros que nunca deberíamos cometer

Si tienes perros en casa sabrás, la dificultad que implica educarles y cuidarlos como se merecen. Nuestros fieles amigos, desde que nacen, tampoco saben cuál debe ser la conducta que deben seguir. Somos nosotros los que tenemos que guiarlos, como si fueran niños pequeños, para que sepan comportarse adecuadamente en el hogar y en sociedad.

No obstante, la inexperiencia y la falta de conocimiento, hacen que muchos dueños cometan errores con los perros que, si no se solucionan pronto, pueden crear malos hábitos difíciles de solucionar.

Darles demasiados premios

Si bien es cierto, los perros aprenden con mucha más facilidad si utilizamos premios para motivarlos. No obstante, éstos no deben ser su principal alimento, sino acabará por entenderlos como algo normal, y no como premios. Os sugerimos que enfoquéis los premios también desde otro punto de vista: un premio no necesariamente tiene que ser solo una golosina, también podría ser un paseo por el campo por la montaña.

Humanizarlos

No ridiculicéis a vuestros peludos pensándolos como si fueran personas, por ejemplo vistiéndole o pintando sus uñas. Si le tratas como a un humano, él te tratará como un perro. No olvidéis que el lobo sigue siendo su primo segundo, y que son animales, y que como tal, no aprecian la moda, ni se sienten más fantásticos si llevan un color u otro.

Castigarlos frecuentemente

Nunca los torturéis con los castigos. Recordad que el castigo es una herramienta educativa, no un derecho de autoridad. Se debe utilizar solo cuando se está cometiendo alguna falta, nunca después, puesto que el animal nunca entendería a qué se debe el castigo. No olvidéis tampoco que los castigos no deben realizarse mediante violencia, basta con decir de una forma clara y contundente: NO. Por otro lado, el castigo utilizado excesivamente, solo hará que el perro adquiera una personalidad desconfiada y temerosa.

Te puede interesar: Cómo castigar a un perro

Darles demasiado afecto

Todo lo contrario al anterior punto, pero no menos importante. El mimo llevado al extremo es un error que cometemos constantemente. Los perros, por supuesto, disfrutan del amor de sus amos, lo necesitan para sentirse felices y equilibrados, pero amor no significa darles 40 besos y abrazos por minuto. El afecto incondicional es más una necesidad del propio dueño, que un deseo del perro. Ellos se acercan a nosotros en busca de amor, pero en forma de reglas, actividades, liderazgo, juegos, etc. Intentad controlar el afecto incondicional para que el perro crezca con una actitud equilibrada. Aunque si se hace poquito, tampoco pasará nada.

Consentirles excesivamente

La palabra NO, es muy importante saber utilizarla. No tengáis miedo a decirle a vuestro peludo que hay algo que no debe hacer porque es incorrecto. Hay que establecer límites. Ellos los entienden fácilmente, ganaos su respeto dándole órdenes cuando haya hecho algo que no debía hacer. Es importante que controléis que lo ha entendido y acatado, de esta forma, la próxima vez sabrá que no debe hacerlo. El consentimiento, sin embargo, implicará indiferencia y hábitos que, con el tiempo, se volverán incorregibles.

Acostumbrarlos a dormir en la cama

Que los perro duerman en la cama o no, es una decisión que debéis tomar única y exclusivamente vosotros. Eso sí, si tenéis pensado dejarles subir solo un tiempo, tened en cuenta que se acostumbrarán y os pedirán dormir ahí cada día. Para ellos, la cama es la opción más cómoda, y por otro lado, al estar a mayor altura, entienden que a nivel jerárquico están al mismo nivel que tú. En las manadas, el lobo que duerme más alto, es el líder.

Te puede interesar: Dormir con perros

Dejarlos demasiado tiempo solos

Un perro desatendido es un perro infeliz. Dejarlos mucho tiempo solos implicará que desarrollen conductas impropias, personalidades ansiosas y nerviosas, y desconfianza al resto del mundo. El contacto diario con sus dueños y otros perros es absolutamente fundamental para el equilibrio emocional y psicológico de nuestros peludos.

No sacarlos a pasear

No solo necesitan relacionarse, también es importante que sigan una rutina física. A ellos les encanta olfatear, correr, experimentar nuevas sensaciones y conocer aromas nuevos. No los privéis de esta necesidad básica, sacadlos regularmente para que hagan sus necesidades y descarguen su energía. De esta forma, dormirán mejor, ensuciarán menos la casa, y lo más importante, serán mucho más felices.

Te puede interesar: Cuál es la mejor forma de pasear a mi perro

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Categorías

Adiestramiento

Licenciado en Humanidades y con dos masters relacionados con el mundo de la Educación y la Gestión Cultural. No concibo la vida sin un buen libro, cómic, serie o película, pero la concibo aún menos sin un perro que me acompañe cada día en ella. Como diría Will Rogers, 'amo a los perros porque no hacen nada por razones políticas', aunque mi beagle se vuelva muy astuto y convincente cuando pongo mi comida sobre la mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.