Raza de perro Foxhound inglés

Foxhound inglés

El foxhound inglés es un perro de tipo sabueso que se encuentra entre las razas más apreciadas de Inglaterra. La relación de esta mascota con el deporte aristocrático de la caza le ha hecho ganar un lugar en el corazón de los ingleses. Su característica imagen se relaciona inmediatamente con los perros sabuesos y no se puede negar que su temperamento es muy sociable y amigable.

La raza foxhound inglesa se ha desarrollado con especial atención y cuidado. Todas las crías se pueden rastrear por generaciones y su crianza ha sido tan selectiva y científica que estas mascotas prácticamente no tienen enfermedades genéticas.

Origen e historia del foxhound inglés

Foxhound inglés

Estos perros cuentan con una rica historia y características muy específicas. Conocer la mayor cantidad de información sobre el foxhound inglés ayuda a despejar dudas respecto a la convivencia con estas mascotas y conocer las mejores recomendaciones para su cuidado. También ayudará a decidir si es la mejor opción para incorporar como perro de compañía.

La historia del foxhound inglés y su relación con la caza se remonta al siglo XIII. La cacería de zorro rojo  ha sido una de las tradiciones inglesas más antiguas y aristocráticas. Siempre se realizaba a caballo con una jauría de perros sabuesos entre los que destaca el foxhound. Por su desempeño el olfato de este perro se encuentra muy desarrollado y es sumamente complaciente con sus dueños.

Entre los antepasados del foxhound se encuentran el perro de San Huberto, el     galgo inglés y el Greyhound. Los criadores de esta raza gozan de gran prestigio en Inglaterra y son llamados Maestros de foxhound. Se cuenta con registros genealógicos que datan de 200 años de antigüedad y se puede hacer un seguimiento detallado a cada cría de foxhound en cualquiera de las 250 jaurías existentes.

Características

Debido a su carácter amistoso ha iniciado un interesante recorrido que lo ha introducido en los hogares como perro de compañía. Sin embargo, es recomendable que los dueños que adopten un foxhound inglés estén muy conscientes de que requieren mucha actividad física. Tiene un estilo atlético, poderoso y sus proporciones son armoniosas y elegantes. La altura a la cruz se sitúa entre los 58 y los 64 centímetros con un peso promedio de 28 kilogramos.

La cabeza tiene el cráneo aplanado y medianamente ancho y se encuentra proporcionado con el cuerpo. La depresión naso-frontal es poco acentuada y el hocico es largo y algo cuadrado con ventanas amplias y trufa negra. Los ojos son medianos de forma almendrada y color avellana o pardo y las orejas están caídas.

La espalda es ancha y horizontal, el pecho profundo y las costillas algo arqueadas. La cola es de inserción alta y el perro normalmente la lleva en alto y jamás debe caer sobre la espalda. El pelaje es corto, denso, impermeable de doble capa, brillante y áspero. Puede ser de cualquier color y cualquier marca aceptada en los sabuesos. Por lo general se presenta tricolor: negro, blanco y canela.

Temperamento

perro en posicion de alerta con la cola en alto

El temperamento del foxhound inglés se encuentra definido por las experiencias repetidas por varias generaciones quedando grabadas en la genética de la mascota. Es un perro muy sociable acostumbrado a integrarse a la manada y ser muy complaciente con sus dueños. El deber de este sabueso era perseguir e identificar al zorro por lo que es bastante ruidoso. Es altamente enérgico y los juegos y paseos equilibran el carácter. Si pasan mucho tiempo solos se vuelven tristes y si se les trata mal se vuelven nerviosos. La falta de energía los puede volver ansiosos y destructivos. La educación se inicia desde cachorros y es importante recordar que como perro de jauría sigue al macho alfa que ve reflejado en el dueño.

El deseo de complacer los lleva a seguir fácilmente instrucciones cualidad muy útil para el adiestramiento. Se la llevan bien con los niños y disfrutan jugar incansablemente con ellos. No son mascotas de compañía apropiadas para personas con estilo de vida  sedentario, tal y como pasa con el foxhound americano.

Cuidados

Una vez que se realiza el destete de la cría de foxhound se debe alimentar con un pienso para cachorros, ya que contienen los nutrientes necesarios para esta etapa del desarrollo, y agregarle algún medio líquido recomendado por el veterinario que le de al alimento consistencia de papilla. La primera visita al veterinario es muy importante porque definirá la regularidad con la que debe asistir a consulta y se le aplicará las vacunas necesarias. Se debe respetar estrictamente el calendario de vacunas. También se debe estar muy pendiente con las desparasitaciones.

La alimentación varía cuando es un perro adulto, no obstante en el caso específico de esta raza se debe pedir orientaciones veterinarias sobre la cantidad de raciones diarias ya que la actividad física y el gasto de energía influyen determinantemente en la cantidad de calorías que debe ingerir. Aunque la raza no tiende a la obesidad mantenerlos en el peso adecuado es muy importante. Se debe bañar solo cuando sea necesario una vez al mes o cada dos meses. El cepillado del pelaje se debe hacer una o dos veces por semana para eliminar suciedad, ácaros, etc. Esta actividad también refuerza el vínculo entre dueño y mascota.

La parte más importante en el cuidado de la raza foxhound inglesa es la actividad física. Estas mascotas requieren de cuatro paseos diarios a un mínimo de tres. También se les debe entretener con juegos de agilidad, inteligencia y darles algo que rastrear. El no proporcionarle la actividad requerida afecta seriamente su equilibrio emocional.

Salud

Foxhound inglés

La raza foxhound puede vivir en perfectas condiciones por 13 o 14 años. La salud de estos perros se encuentra entre las mejores de los sabuesos. El aspecto más débil es los ojos que son susceptibles a enfermedades. Sin embargo, este riesgo en estas mascotas es mucho menor que en otras razas. Prácticamente no sufre de enfermedades genéticas.

La única que tiene una incidencia relevante es la leucodistrofia, en la que se produce una pérdida más o menos rápida de mielina, una sustancia del sistema nervioso. Los síntomas evidentes son que el perro se tambalea, presenta falta de coordinación y debilidad progresiva, es decir,  ataxia canina. Para detectar este trastorno de forma rápida se recomienda realizar visitas periódicas al veterinario, cada 6 o 12 meses y realizar exámenes de sangre.

No se recomienda hacerlo convivir con mascotas de menor tamaño, como los conejos, ya que la verá como presas. Por otro lado, esta conducta lo hace perseguir roedores y luego llevarlo ante los dueños esperando gratificación. La educación del foxhound no es difícil y siempre se debe complementar con refuerzos positivos como premios, caricias y palabras de aliento. Con paciencia se convierte en una excelente mascota y mientras sigue evolucionando lo ideal es ofrecerle espacios abiertos para su esparcimiento.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes