Gastroenteritis en perros, qué debes saber

La gastroenteritis en perros es una enfermedad parecida a la que sufrimos las personas. No es en general una enfermedad grave, no siempre hay que ir al veterinario y en la gran mayoría de los casos no es algo mortal, sino que solamente conlleva unos cuantos días de convalecencia para el perro y cuidados básicos por nuestra parte para que se reponga.

En el caso de la gastroenteritis hay varias cosas que pueden causarla. No ocurre como en algunas enfermedades que hay un solo virus contagioso. En este caso hablamos de una enfermedad infecciosa en la que se produce la inflamación de la membrana interna del tracto intestinal, lo que conlleva unos cuantos síntomas. Pero vamos a conocer esta enfermedad, sus causas y su tratamiento para saber a qué nos enfrentamos si nuestro perro se pone mal.

Qué es la gastroenteritis

La gastroenteritis es una infección gastrointestinal que inflama la membrana interna del intestino delgado y del estómago. Esta enfermedad puede ser aguda, persistente o crónica, dependiendo de cuál sea su origen. Es por eso que el tratamiento puede ser diferente dependiendo del tipo de gastroenteritis que sea. Esta es una enfermedad similar a la de los humanos, por eso nos resulta fácil reconocerla, ya que son los mismo síntomas y tratamientos en general. No es peligrosa, a no ser que el perro se halle muy enfermo, y lo único que puede representar peligro a corto plazo es la deshidratación, pero casi nunca llega a ser mortal ya que tendrían que darse otros factores para que el perro no superase la enfermedad.

Causas de la gastroenteritis

La inflamación de las mucosas puede darse por muchos factores diferentes, desde virus a bacterias o parásitos. Puede darse por una infección vírica, fúngica o bacteriana pero también por tomar alimentos en mal estado, comer plantas tóxicas o por comer alimentos que no les sientan bien. En las situaciones de estrés prolongado también puede alterarse la mucosa del intestino y se contagia cuando se entra en contacto con perros que tienen la enfermedad. Dependiendo de la salud del perro esta puede ser más o menos fuerte.

Síntomas de la enfermedad

Todos conocemos los síntomas más claros de la enfermedad, que son la diarrea y los vómitos. Afecta directamente al estómago por lo que el sistema gastrointestinal será el que más sufra durante la enfermedad. En la gran mayoría de los casos en los que se producen estos síntomas, el veterinario determina que se trata de una gastroenteritis, aunque los vómitos o la diarrea pueden relacionarse con otras enfermedades. En este caso tenemos esos síntomas y también hay malestar general, dolor abdominal si lo manipulamos, ánimo decaído, falta de apetito y cansancio. En algunos casos es posible que el perro también tenga fiebre, por lo que notaremos el calor en su trufa y en las orejas. Con los vómitos y la diarrea llega también la deshidratación, la cual se puede comprobar por una trufa seca y cogiendo el pellejo del perro. Lo estiramos un poco, sin que le sea molesto, y si vuelve rápido a su sitio todavía estará hidratado, si tarda es que ya le afecta bastante la deshidratación.

Tratamientos eficaces

El tratamiento de la gastroenteritis es sintomático, orientado a la mejora del perro reduciendo los problemas que le ocasionan los síntomas. En general lo que se suele hacer es aplicar algún medicamento para cortar los vómitos en caso de que sean recurrentes. Si el perro se deshidrata rápidamente, en el veterinario recurrirán a la fluidoterapia, que consiste en aportar líquidos por la boca o vía intravenosa en caso de que el perro se encuentre muy mal y siga vomitando. En los casos en los que el perro se halla más débil puede que quede ingresado para seguir aportando líquidos a su organismo.

Esta enfermedad no es muy complicada, por lo que la gran mayoría de las veces se puede combatir directamente en casa. Debemos limpiar los cacharros de comida y bebida del perro, evitando siempre que proliferen las bacterias en ellos. Debemos hidratarlos de forma continua para que se vayan encontrando mejor. Además, normalmente se recomiendan unas horas de ayunas cuando el perro se encuentra peor para que el organismo se limpie hasta la próxima comida y la mucosa intestinal se recupere.

Los próximos días la dieta del perro debe variar un poco, siendo una dieta específica para este problema, que será más suave para el estómago y le ayudará a recuperarse. Una dieta buena sería la de carne de ave sin grasa hervida o a la plancha, arroz cocido y zanahorias cocidas. Si los perros la comen, es bueno darles calabaza hervida, porque les ayuda a mejorar el tránsito y a recuperar la normalidad en el estómago. Además, podemos darles de beber un poco de manzanilla, aunque normalmente no les atrae el sabor, pero si les gusta mejoraremos su estómago, porque la manzanilla es calmante, les hidrata en forma de infusión y ayuda a evitar los gases y el malestar en el estómago.

Gastroenteritis hemorrágica

Hay un tipo de gastroenteritis que es más grave que la normal. Se trata de la gastroenteritis hemorrágica en perros, de la que no se sabe bien la causa. Este tipo de gastroenteritis hace que las heces aparezcan con un rojo oscuro, ya que vienen con sangre. Hay que acudir de inmediato al veterinario para que haga un tratamiento adecuado y el diagnóstico. En general es un problema que afecta en gran medida a las razas más pequeñas como los Yorkshire. Si no se trata puede llevar a la muerte del perro en poco tiempo, por lo que es imprescindible ser rápidos a la hora de buscarle un tratamiento.

Cuándo acudir al veterinario

Como decimos, esta enfermedad no es muy grave y en la gran mayoría de los casos, si tenemos algunos conocimientos podremos ayudar al perro a recuperarse fácilmente, aportando líquidos y una dieta adecuada durante unos días. Pero hay casos en los que quizás necesitemos la ayuda de un veterinario. En perros mayores, que tienen otras enfermedades o en cachorros puede darse una rápida deshidratación, algo que incluso puede poner en peligro la vida del perro. Si la diarrea y los vómitos no paran y no podemos hidratar nosotros al perro de la forma más adecuada es mejor acudir al veterinario para que lo haga vía intravenosa. También es imprescindible ir si vemos sangres o parásitos en las heces, puesto que en el primer caso puede ser algo más grave y en el segundo la gastroenteritis puede venir provocada por los parásitos, que habrá que eliminar cuando el perro se encuentre mejor.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:

Comida para perrosAccesoriosJuguetes


Categorías

Enfermedades

Susy Fontenla

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, aunque siempre me gustó escribir. Llevo años siendo voluntaria en una protectora, ahora todo mi... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.