Hernias umbilicales en los perros

que son las hernias umbilicales
A todos nos gusta frotar los estómagos suaves y rosados de los cachorrito y es que es imposible no hacerles cosquillas y mimos cuando son tan pequeños. Pero muchas personas pueden notar que en esta piel suave hay una protuberancia extraña, llamada hernia umbilical.

¿Qué es la hernia umbilical en perros?

Esto puede ser bastante estresante para los dueños de mascotas, ya que nadie quiere que su perro tan pequeño tenga algún problema de salud. Pero ¿Qué son las hernias?

Una hernia es básicamente una debilidad muscular. Si un musculo es muy débil, entonces va a notarse como una pequeña protuberancia bajo la piel e incluso puede verse como un hueco, existiendo dos tipos de hernias, las complicadas y las no complicadas.

El primer tipo de hernia generalmente desaparece en los primeros meses de vida del cachorro y no se necesitan de intervenciones quirúrgicas para resolverlas.

Las hernias complicadas en muchos casos pueden representar un riesgo para la salud de tu perro y si no se tratan a tiempo incluso pueden ocasionar graves consecuencias. Este tipo de hernias, en la mayoría de los casos, requieren de intervención quirúrgica.

¿Cuáles son las hernias umbilicales en los perros?

hernia umbilical en cachorros
Las hernias umbilicales o hernias de ombligo son las hernias más comunes que aparecen en los perros, ya que está herida se nota con frecuencia en los cachorros pequeños de 6 meses de edad.

Pero ¿Cómo se forman estas hernias? Al nacer, al igual que con los humanos, a los perros se les corta el cordón umbilical, por el cual se alimentaron durante todos los meses de gestación, y luego se deja que este se cure y una vez que se cura, la cavidad abdominal se cierra sobre él.

Generalmente esto no se toma como peligroso y hay muy poca incidencia de que se forme una hinchazón, que es lo que llamamos hernia. El nombre umbilical viene de que la hernia se ubica en el lugar en donde estaría el ombligo en los seres humanos, es decir, donde estuvo el cordón umbilical.

Las hernias umbilicales en los perros pueden ser complicadas o no complicadas. Las complicadas son aquellas que sobresalen mucho del musculo o cuando hay mucha debilidad en este e incluso se abre una brecha en el abdomen. Las no complicadas son aquellas que tienen un diámetro muy pequeño y desaparecen al poco tiempo.

¿Qué causa una hernia umbilical?

Si bien es cierto que las hernias umbilicales se ocasionan por debilidad en los músculos, en los perros se ocasiona en la mayoría de los casos, por herencia genética. Muchas razas tienen predisposición genética a formar hernias umbilicales, por lo que muchos criadores de perros se ven afectados cuando nacen los cachorros, y prefieren no criar algunas razas que tienen esta característica genética.

¿Cómo se detecta una hernia umbilical?

Las hernias umbilicales son muy fáciles de notar, ya que son protuberancias que sobresalen del abdomen del cachorrito.

Además, en la zona en donde aparecen (el abdomen) no hay pelaje y la piel es muy delgada, por lo que es fácil notar cuando una hernia aparece. A pesar de que no son peligrosas, así que si han pasado más de 6 meses es recomendable que lleves a tu cachorrito al veterinario.

Diagnóstico y tratamiento de las hernias umbilicales en los cachorros

Las hernias umbilicales tienden a estar entre las hernias más sencillas de resolver, ya que la mayoría de los casos no complicados se resuelven dentro de los primeros seis meses de vida.

El músculo abdominal donde está situada la hernia es lo suficientemente grave y no muestra signos de mejoría en el momento de que un cachorro es lo suficientemente maduro como para ser esterilizados o castrado, siendo por lo general, cuando el perro tiene las 8 semanas de edad o pesa los dos kilos y medio.

Un veterinario te  puede recomendar realizar una cirugía de hernia, siendo una cirugía bastante sencilla, aunque puntos de sutura.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *