El Lobero irlandés

lobero irlandés

El lobero irlandés es conocido como cazador de lobos o lebrel irlandés. El lobero es una de las razas caninas más valoradas de Irlanda, siendo conocido desde tiempos de Julio César en la guerra de las Galias donde tuvo especial participación por sus habilidades para el combate, siendo célebre la valentía y  ferocidad con la cual embestía al enemigo.

Durante siglos defendió de los depredadores a otros animales y las tierras de sus dueños y pese a que es considerado históricamente como un perro peligroso u hostil, esta es  una de las razas de perros  más cariñosa, leal y dócil y que además cuenta con un carácter apacible.

Origen del lobero irlandés

chico con perro pasando un rio

Se cree que esta raza de perro proviene de los primeros lebreles egipcios llegados a Irlanda. Expertos en la cría de perros de gran tamaño y altos relatan que en el año 391 d.C. ya se sabía sobre su existencia, cuando Aurelio el cónsul romano mostró asombrado siete variedades que fueron obsequiadas a Roma y él figuraba entre ellas. De hecho, fue importado por los romanos desde Irlanda y se extendió a otros lugares de Europa continental con las legiones.

Este animal es veloz y potente, su agilidad y fuerza son codiciadas, tanto que es capaz de  cazar a peligrosos jabalíes. En el siglo XVII su popularidad como cazador hizo que aumentara el número de ejemplares pero luego comenzó a descender. Fue tan acentuado durante el siglo XIX el declive de esta raza, que temieron por su desaparición.

Durante la gran hambruna algunos fanáticos de la misma lograron recuperarla. Gracias a George A. Graham capitán del ejército británico esta raza resurgió de nuevo, haciendo cruces entre el lebrel irlandés y los dogos.

Características

Esta raza de perro es parecida a un galgo, sólo que es más atractivo y más largo. La hembra alcanza una altura de 71 cm y el macho 79 cm, disputando en tamaño al Gran danés.  Su cabeza es alargada con ojos oscuros y orejas pequeñas, su espalda es levemente arqueada, tiene un hocico puntiagudo, un pecho ancho y el cráneo, cuerpo y la cola son  largos. El macho pesa 54,5 kg y la hembra 40,5 kg.

Artículo relacionado:
Conoce las razas de perros grandes

El manto suele ser de color atigrado, blanco, gris, rojinegro o rubio. Alrededor de los ojos y en la parte inferior de la mandíbula posee pelo duro y sumado a su rígido manto, resiste el clima húmedo y frío, le gusta correr por el ramaje sin quedar rasguñado o atrapado. Dicen los dueños del lobero irlandés que su barba y grandes cejas le aportan una expresión noble.

Este animal de compañía es apreciado en el mundo canino como el “gigante amable“. Se adapta a  la convivencia sea con otras mascotas e incluso con personas mayores o niños debido a su nobleza. Nunca se enfrentará con personas que formen parte de la familia, ya que este es un perro protector.

Cuidados

perro de un color grisaceo y con barba

Este exige un cuidado exclusivo basado en el cepillado de su pelo, mínimo dos veces por semana para evitar que se le enrede. Este perro no muda el pelo y su barba debe ser lavada regularmente cuando se ensucia por la comida. Hay que bañarlo cuando sea estrictamente necesario y debes de saber que precisa una hora diaria de ejercicio físico. Su alimentación tiene que ser equilibrada y cubrir todas sus necesidades nutricionales o energéticas, controlando siempre las cantidades, ya que este es muy glotón.

Escoge un alimento que le aporte vitaminas y minerales para asegurar el buen funcionamiento de sus cartílagos y articulaciones; también se debe evitar que contraiga enfermedades y que este mantenga las defensas altas. Tienes que estar pendiente de vigilar su peso, lo normal es suministrarle 900 gramos de alimento diario.

Es recomendable que esté pueda estar en un sitio espacioso como un jardín, terreno o una casa de campo donde se mueva libremente. Jamás en un piso porque necesita estar cómodo y estirarse. Esta raza no debe vivir en el exterior o aislada de las personas. Prefiere el clima frío y en los meses de verano busca un suelo fresco o duro; aunque a menudo se le forman callosidades en sus codos que para el perro es bastante incómodo.

Entrenamiento

El lobero irlandés es fácil de entrenar, ya que responde a la educación y al refuerzo de forma positiva, siendo este muy inteligente. Lo ideal es comenzar siendo un cachorro, enseñándole normas que manejen todos en el hogar como unidad familiar, eso sí, no utilices únicamente los snacks para reforzarlo positivamente por su comportamiento, emplea las caricias o la voz. Enséñale a orinar en el periódico y morder suavemente.

La socialización es primordial e indispensable, pues aprenderá a relacionarse educadamente de forma comedida con las personas (ancianos, adultos y niños), en diferentes espacios y entre animales. Para un comportamiento adecuado y una buena comunicación con los dueños, estos le indicarán órdenes de obediencia básica.

A esta raza canina le aquejan problemas de salud como displasia de codo o cadera, insuficiencia cardíaca causada por miocardiopatía dilatada (capacidad de contracción alterada por adelgazamiento del músculo cardíaco). Desarrolla también osteosarcoma o cáncer de hueso. Para evadir este padecimiento óseo, hay que estar atento cuando el perro es joven de que no realice excesivos ejercicios. Tiene hipersensibilidad a medicamentos o anestesias y afecciones del hígado.

perro de un color grisaceo y con barba

Es común en los sabuesos de pecho profundo y que son muy grandes la torsión gástrica, una enfermedad peligrosa producida por la hinchazón del estómago ocasionada por el exceso de gas o aire; al retorcerse el can este impide que sea liberado el gas, afectando el flujo sanguíneo y provocando en un corto lapso de tiempo hasta su muerte, así que evita la actividad física justo después de la comida, no suministres el alimento en una sola ración, coloca la comida en un lugar alto y no a nivel del suelo.

Si deseas adquirir un lobero irlandés, investiga en páginas especializadas en esta raza para que te orienten en su búsqueda. Pero si no adopta uno, así estarás ayudando a un perro en situación de calle que necesita un hogar y familia para educarlo como un  buen acompañante. Toma en cuenta todos los consejos señalados anteriormente y haz de su vida lo más cómoda posible.

Proporciónale un lugar seguro donde convivir contigo y tus hijos, protégelo de riesgos en cualquier lugar de la casa. Aparta las sustancias tóxicas e insecticidas, el inodoro mantenlo cerrado y los cables eléctricos escóndelos. La curiosidad te llevaría a afrontar un mal momento con sus consabidas consecuencias.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.