¿Los perros pueden contraer enfermedades de transmisión sexual?

Tu perro puede tener una ETS, cuídalo

Los perros y al igual que nosotros, suelen contraer infecciones, enfermedades y sufrir diferentes afecciones de salud. Por ello, es sumamente importante estar al pendiente de que siempre tengan todas sus vacunas, coman adecuadamente y revisar constantemente que tengan una higiene apropiada.

Sin embargo, muchas personas se han preguntado si los perros pueden contraer enfermedades venéreas, de transmisión  sexual o ETS. Lamentablemente los perros, al igual que nosotros, también pueden contraer este tipo de enfermedades.

Enfermedades de trasmisión sexual en perroLas enfermedades de transmisión sexual son comunes en perros

Este tipo de enfermedades en perros puede contraerse en 3 formas: Por cáncer, por virus o por bacterias. Hoy en día, la tasa de perros que contrae este tipo de enfermedades va en aumento y se está presentando sobre todo en perros callejeros.

Las ETS en perros puede contraerse también por relaciones con otros perros infectados o durante el parto si la madre del perro está infectada.

Las tres principales enfermedades de transmisión sexual que afectan a los perros son:

  • Herpes virus canino
  • Brucelosis
  • El tumor venéreo transmisible canino

En perros esterilizados o castrados es muy raro que estas enfermedades afecten, ya que la mayoría de los casos se presenta en perros callejeros.

Brucelosis en perros

Esta enfermedad es considerada la más común en el reino animal, aunque la menos frecuente en caninos. Esta enfermedad se origina debido a una bacteria llamada Brucella canis y si bien, la enfermedad es controlable, es imposible hasta ahora curarla, por lo que es importante siempre revisar a nuestros perros, aunque es más frecuente en perros de la calle.

¿Cómo se transmite esta enfermedad? Principalmente a través del sexo con perros infectados o con el contacto con fluidos de perros infectados. Esta enfermedad también se puede transmitir por el contacto con perros infectados muertos que eran recién nacidos, ya que el tejido de la placenta que los rodea al nacer está cargado con la bacteria.

En las hembras es más difícil de diagnosticar que en los machos, ya que a los machos se les puede inflamar los testículos, mientras que las hembras pueden tener embarazos fallidos o poco saludables.

Esta enfermedad es la única que se puede transmitir de perro a humano y el riesgo está en estar en contacto con frecuencia, con muchos tejidos y fluidos infectados, sobre todo si se está en constante contacto con perras embarazadas infectadas antes y después del parto.

Herpes virus canino

Esta es una de las enfermedades más extendidas en el mundo canino y se considera que es una variación del herpes, incluso existen cifras alarmantes que indican que hasta un 70% de los perros pueden tener la enfermedad, aunque en la mayoría permanece latente y no se desarrolla.

Al igual que la anterior enfermedad, se ocasiona principalmente en perros callejeros. De igual manera, se puede ocasionar en los perros cuando estos acaban de nacer y la enfermedad se puede manifestar hasta 4 semanas después del nacimiento, pero lamentablemente estos cachorritos no logran sobrevivir.

Los síntomas de esta enfermedad no suelen manifestarse, aunque algunos perros pueden presentar ulceras en los genitales, mientras que los cachorros pueden estar débiles, tener falta de apetito y presentar decoloración en el rostro.

Tumores venéreos transmisibles caninos

A diferencia de las dos enfermedades de transmisión sexual de las que hemos hablado hasta ahora, la CTVT o los tumores venéreos transmisibles caninos no están causados por bacterias ni virus, ya que esta enfermedad es una forma infecciosa de cáncer.

Pueden extenderse de un perro a otro a través de la saliva,  el contacto directo con los fluidos corporales en heridas abiertas o durante el coito si la enfermedad sigue siendo interna. Sólo una vez que el cáncer haya avanzado internamente es cuándo empezará a aparecer en el exterior del cuerpo de un perro infectado.

Si no se diagnostica y no se trata a tiempo, los tumores continuarán creciendo en el interior a medida que comenzarán también a manifestarse hacia afuera. A medida que los tumores crecen, esta enfermedad puede aparecer en los genitales masculinos y femeninos o en la cara de un perro antes de aparecer en otras partes del cuerpo.

Leptospirosis

Para finalizar, tenemos la enfermedad de la leptopirosis. Realmente, muchos expertos no la engloban dentro de las enfermedades de transmisión sexual en el perro, pero una de las vías de contacto puede ser el sexual, de ahí que hayamos querido introducirla.

La leptopirosis se produce habitualmente por el contagio de orina infectada, así como en ambientes contaminados o por contacto entre una rata y un perro. El problema es que también puede transmitirse vía oral y nasal, aparte de por el sexo o con la piel. De hecho, es también una enfermedad que puede contagiarse al ser humano. Esta tiene lugar debido a la bacteria Leptospira, una infección que ataca a animales salvajes y domésticos.

¿Qué síntomas tiene? Hablamos de debilidad, vómitos, pérdida de apetito, anorexia, diarreas, depresión, hipotermia… En caso de que no se coja a tiempo la enfermedad, puede provocar la muerte del animal.

Qué hacer si mi perro tiene una enfermedad de transmisión sexual

Si tu perro está enfermo, el veterinario le hará pruebas

Ahora que conoces las cuatro principales enfermedades de transmisión sexual en perros (y dos que se pueden contagiar al ser humano), es hora de pensar en lo que debes hacer si sospechas que tu perro tiene una de esas enfermedades. Y el primer paso, será acudir a tu veterinario.

La cita con el veterinario

Como te decimos, lo primero cuando notas que tu perro no está bien debe ser concertar una cita con tu veterinario. De esta modo, el profesional valorará su caso además de hacerte algunas preguntas, como por ejemplo lo que has notado para acudir a su consulta.

Después de revisar su estado, es probable que le haga un análisis de sangre, que puede ser rápido (y vea los resultados en la misma clínica), o que tarde unas 24 horas en tener los resultados. Sea como sea, valorará el caso para actuar de inmediato a fin de eliminar la dolencia de tu mascota.

Pruebas para enfermedades de transmisión sexual

Además del análisis de sangre, también puede realizarle otro tipo de pruebas que ayuden a determinar cuál es el problema que tiene tu perro. Puede ser, por ejemplo, hacer un análisis de las heces, una ecografía, biopsias… Todo dependerá del profesional ya que será la persona más indicada para determinar las pruebas que necesita para dar un diagnóstico.

Tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual

El tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual en perros va a depender del tipo de enfermedad que tiene. Cada una tiene un tratamiento, y a modo informativo, esto es lo que tu veterinario podría recomendarte:

Tratamiento de la brucelosis canina

A pesar de que el tratamiento indicado para esta enfermedad no es efectivo al 100%, sí que llega a aliviar al perro y a eliminar los problemas que tiene. Actualmente, se utilizan antibióticos combinados con otros medicamentos, ya que la experiencia corrobora que funcionan mejor si se mezclan. Hablamos, por ejemplo, de estreptomicina, tetraciclinas o sulfas.

Tratamiento del herpervirus canino

En cuanto a su tratamiento, muchos veterinarios optan por antivirales, pero su eficacia no es tan buena, y muchas veces no funcionan. También dependerá del estado de avance de la enfermedad ya que, si se coge a tiempo, sí pueden ser más efectivos los medicamentos. Por ejemplo, es común el uso de vidarabina para hembras que están encintas y que se usa en los primeros síntomas de la enfermedad.

Tratamiento del tumor venéreo transmisible

En este caso, por lo que más optan los veterinarios es por sugerir el uso de quimioterapia. Ahora bien, todo depende de cada perro y de la gravedad que haya, ya que también se puede utilizar radioterapia, inmunoterapia o bioterapia. En caso de que el tumor sea pequeño, puede incluso extirparse con cirugía.

Tratamiento de la leptopirosis

El tratamiento de la leptopirosis como enfermedad de transmisión sexual en perros se basa en el uso de penicilina junto a estreptomicina (bactericida). En ocasiones, es habitual que el perro deba tener también un tratamiento con electrolitos y medicamentos sintomáticos para solucionar el problema por completo. Además, en ocasiones debe mantener un tratamiento por largo tiempo para evitar recaídas.

Cómo prevenir las enfermedades de transmisión sexual en perros

Las enfermedades de transmisión sexual en perros se pueden prevenir

No queremos olvidarnos de que, lo mejor para no enfrentarte a una situación incómoda como es que tu perro tenga una enfermedad de transmisión sexual es la prevención. Y para ayudarte a que sepas cómo hacerlo, aquí te dejamos algunos consejos.

Evita contacto con otros animales

No queremos decir que encierres a tu perro y que este no se relacione con otros animales, pero sí que debes observar si los perros con los que juega tienen problemas. En muchos casos, los síntomas de cada una de las enfermedades de transmisión sexual son visibles a simple vista, y si notas que un perro está enfermo, ya sea porque tiene algo físico, o por su comportamiento extraño, es mejor consultar con su dueño y, en caso de que no esté, apartar a tu mascota para que no tenga contacto.

Cuidado con los perros callejeros

Los perros abandonados, callejeros, por la vida que llevan, son más propensos a coger enfermedades que pueden transmitirse a tu mascota. Con ello no queremos decir que si ves a un perro callejero lo eches a patadas o te apartes de él, pero sí extremar las precauciones.

Sobre todo, conviene que tu perro no vaya a tener contactos sexuales con un perro que no sabes si está sano o si tiene alguna enfermedad. De esta manera, evitarás problemas. Si lo que quieres es tener cachorros y solo tienes un perro y estás buscando a su pareja, antes de nada, debes pedir que se le haga un chequeo a los dos perros para certificar que no tienen enfermedades de transmisión sexual (o de otro tipo) que pongan en riesgo la salud de los padres o de los cachorros.

Revisiones veterinarias

Aunque a muchos les puede costar ir al veterinario al menos una vez al año para revisar el estado de tu mascota, la mejor prevención empieza de esa manera ya que es la forma en que vas a evitar problemas mayores en ella.

¿Notas algo raro? ¡Al veterinario!

Si notas algo raro en tu perro, sobre todo si tiene que ver con los genitales, es hora de concertar una cita con el profesional. Cuanto antes se trate, menos peligro para su salud habrá, y es algo que debes tener muy en cuenta.

Vacunas y deparasitaciones al día

Para terminar, asegúrate de que las vacunas del perro, así como sus desparasitaciones internas y externas, están al día. Esto siempre les ayudará mucho mejor a combatir las enfermedades.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.