¿Por qué los perros se quedan pegados cuando se aparean?

Los perros se quedan pegados durante el apareamiento

Este es un proceso que como en el caso de los humanos se inicia con el cortejo en el que el macho y la hembra se comunican para indicarse que están listos para la unión sexual. Como siguiente paso, el macho procede a montarse sobre la hembra, iniciando así su proceso de monta.

Una vez terminado, es posible observar que el pene del macho aún permanece dentro de la vagina de la hembra. Esto es un acto totalmente normal, como también lo es que una vez terminada la montada queden ambos perros enganchados uno al otro en sus genitales por un largo rato.

¿Cómo es el sistema reproductor de los perros?

Los perros se aparean varias veces al año

Sistema reproductor del macho

El aparato reproductor de los perros machos se compone del escroto, los testículos, los epidídimos, conductos deferentes, la próstata, uretra, prepucio, y el pene, siendo el prepucio la capa de piel que protege y lubrica al pene con su esperma y es que el pene en su estado normal, está dentro del prepucio, pero cuando el perro está en estado de excitación este emerge al exterior y siendo gracias al hueso peneano, que sea posible la penetración en la hembra.

El escroto es un conjunto de cubiertas que tiene como función proteger a los testículos y mantenerlos a la temperatura necesaria.

Los testículos son el aparato reproductor de los animales; producen y maduran los espermatozoides además de las hormonas sexuales, incluso los epidídimos que se encuentran en los testículos tienen como función guardar y ser medio de transporte para los espermatozoides hasta el conducto deferente, pero ¿qué es el conducto deferente?

Este es el otro medio de transporte de los espermatozoides hasta la próstata, ya que a su vez, la próstata genera el plasma seminal para facilitar el paso de los espermatozoides. Seguido de esto, la uretra también forma parte de este proceso reproductor animal y es quien conduce el plasma seminal compuesto por espermatozoides a su eyaculación.

Sistema reproductor de la hembra

Ahora bien, una vez conocido el sistema reproductor del macho, es momento de conocer al sistema reproductor de la hembra. Para iniciar con estos órganos reproductores, están los ovarios, siendo estos los encargados de producir las hormonas sexuales de la hembra y los óvulos. Los oviductos, como se puede intuir por su nombre, es el conducto que traslada a los óvulos de los ovarios al cuello uterino. Este último es otro medio por el cual se desplazan los óvulos hasta el útero, eso solo si han sido fecundados por los espermatozoides.

Pero ¿qué es el óvulo? Esta es una célula que se produce en los ovarios y que de ser fecundada por el espermatozoide es el lugar que da origen al cachorro. De ser así, es en el útero donde el cachorro se va desarrollando hasta el momento de nacer y la vagina de la hembra es el lugar donde se da lugar a la unión sexual entre esta y el macho.

¿Por qué se quedan pegados?

Una vez que se ha realizado el proceso de la monta, ambos perros quedan pegados el uno al otro a través de sus genitales, pero ¿por qué ocurre esto?

Esto ocurre ya que la eyaculación del macho tiene 3 fases, siendo la primera la fracción uretral, en donde el perro expulsa su primer liquido pero sin contener espermatozoides. La segunda fase es la fracción espermática, una vez terminada la primera fase, el perro emite una segunda eyaculación, a diferencia de la primera, esta si contiene espermatozoides.

En esta fase el perro desmonta a la hembra y es cuando quedan ambos perros pegados. Después viene la tercera fase que es la fracción prostática, en esta fase la unión sexual entre el macho y la hembra continua y se emite una tercera eyaculación. Ya cuando los órganos sexuales se relajan y vuelven a su tamaño original, es cuando ambos perros se separan.

Este proceso de monta por lo general tiene una duración de 30 minutos y ya sabiendo esto, cuando se observa a dos perros enganchados, solo hay que esperar que terminen su proceso, no se debe hacer nada.

¿Qué hacer si dos perros se quedan pegados? ¿Puedo separarlos?

Los perros se pueden castrar para que no tengan crías

Como hemos dicho, el abotonamiento, que es el nombre por el que se le conoce a que dos perros se queden pegados después de aparearse, lo que provoca es que el pene del perro se haga mucho más grueso y grande. Al mismo tiempo, la vagina de la hembra se contrae y los músculos circulares que hay se aferran al pene del macho. Es decir, es como si todo quedara tan en tensión que son incapaces de separarse porque realmente sus cuerpos se lo impiden.

Por eso, el macho, cuando acaba, al ver que no puede soltarse, lo que hace es bajarse de la hembra y buscar una postura más cómoda para esperar.

Pero, ¿qué hacemos cuando vemos que los perros están así? Se pueden separar? Lo que debes hacer es lo siguiente:

Mantener la calma

Ver a dos perros así es algo que a muchas personas les escandaliza, y lo cierto es que no tiene por qué. Es algo natural y no hay que avergonzarse de ello. Tampoco sirve de nada gritarles ni hacerles sentir mal por lo que ha ocurrido.

Por supuesto, es posible que no quieras que tu perra se quede embarazada, pero hay medios para solucionar el problema, sobre todo si el animal no está castrado ni tampoco esterilizado.

No los separes

Lo siguiente que te pedimos es que, bajo ningún concepto, intentes separarlos. Pondrías en grave riesgo la salud de ambos perros.

Ten en cuenta que sus genitales están agradados, hinchados y en tensión. Eso significa que, si intentas tiras, vas a dañar tanto a la hembra como al macho. Por un lado, a la hembra le puedes provocar la rotura del músculo de la vagina. Por otro lado, puedes lesionar el glande e incluso el pene al macho.

Todo esto conllevaría no solo el sufrimiento que van a pasar los dos perros, sino que hay que tratarlos por profesionales y, a veces, hasta intervenirlos quirúrgicamente para resolver el problema.

Y creo que esto no es algo que te gustaría sentir a ti, por lo que no es recomendable que se lo hagas a otros (ni siquiera a animales). Además del coste económico que eso va a suponer.

Si gimen, lloran o intentan separarse ellos

Hay ocasiones, sobre todo en perros primerizos, que el hecho de quedarse pegados les asusta sobremanera y empiezan a llorar, a moverse para escapar, o se ponen muy nerviosos. Es una situación incómoda porque no puedes hacer nada para aliviarlo (más que el hecho de estar acompañándolo para que se relaje y se separen cuanto antes).

No hay una fórmula ni ningún compuesto que ayude a separarlos, es un proceso de la reproducción de los perros y, como tal, deben llevarla a cabo.

¿Qué pasa si no se separan?

Normalmente, el abotonamiento puede durar entre 20 y 60 minutos. A veces, puede alargarse un poco más. Pero lo que no sería normal es que, transcurrida más de una hora, los perros sigan pegados.

Esto puede deberse a que los animales están muy nerviosos, a que los músculos no se relajan, o a que hay un problema. Sea como sea, te recomendamos que, si ves que los animales no se separan transcurrido un tiempo más que amplio, llames al veterinario para que acuda.

No es bueno mover a los animales, porque se pueden estresar mucho más. Es mejor que sea el veterinario quien acuda al domicilio y pueda valorar lo que ocurre y, en caso de ser necesario, intervenir para solucionar el problema.

Consejos antes de que se apareen los perros

Si lo que buscas es que tus perros se apareen para tener crías, hay algunas recomendaciones que son importantes ya que puede ayudar a que tengas mayor probabilidad de ue haya éxito a la primera, o que no haya problemas de salud ni durante el embarazo ni después del mismo.

La primera recomendación que te hacemos es para con los primerizos. Tanto el macho o como la hembra primeriza, requieren que, en la primera monta al menos, lo hagan con un macho o una hembra ya experimentado.

La razón es sencilla, y de hecho ya te la hemos explicados antes. Cuando se produce el abotonamiento, los primerizos, al ser una situación que no han experimentado, y además encontrarse limitados de movimiento, se asustan. Ahora, imagina que se aparean dos primerizos. El estrés para ellos al quedar pegados puede hacer que se quieran separar y acaben haciéndose daño por ello. Por eso, tener un perro que ya sabe lo que pasa puede infundir tranquilidad al otro y acabará por relajarse.

Otro punto a tener en cuenta es el de que ambos perros estén socializados. Esto ayuda a que, en los encuentros, los perros no se comporten de manera agresiva, o al contrario, que rehuyan el contacto por miedo. A veces puede pasar, y obligar tanto a un macho como a una hembra a aparearse no es lo mejor. De hecho, es como si habláramos de violación.

Salvo que seas el dueño (o tu perro haya estado en contacto con el otro y se lleven bien), conviene tener varios candidatos a la hora de aparearse. A veces, el que un humano escoge no es el que a un perro, o a una perra, le gusta. Por eso, es mejor que sea el animal el que escoja.

El último consejo es algo normal. Y es que no se apareen si hay síntomas de enfermedad o problemas que puedan poner en riesgo la salud y la vida del perro, tanto del macho como de la hembra. E incluso de las futuras crías (porque podrían salir enfermas, con malformaciones…). No está de más comprobar su estado de salir antes de que estos se apareen.

¿Cómo evitar que los perros se apareen?

Los perros pueden tener muchas crías al año

Cuando no se quiere que los perros tengan crías, la mejor opción es la de esterilizar o castrar a los perros. De esa manera, no vas a tener problema para después reubicar o tener que quedarte con la descendencia de ellos. Ahora bien, eso no impediría que se aparearan, porque puede darse el caso.

Entonces, para evitarlo, lo mejor que puedes hacer es lo siguiente:

  • Intenta sacar a tu perro cuando menos afluencia haya. De esa manera, evitarás un poco el problema. Llévalo atado y no lo sueltes salvo en zonas adecuadas y donde te permitan que esté suelto.

  • En caso de que tengas dos perros de distinto sexo, entonces necesitarás tenerlos separados para que salgan juntos solo cuando tú estés a su lado (y puedas cortar alguna situación que provoque ese apareamiento que no quieres).

  • Consulta a un etólogo. Es la persona más adecuada para eliminar esa intención de montar a la hembra (ya que la mayoría del problema suele ser de los machos). El etólogo trabaja con los perros para borrar de su mente comportamientos que no queremos que tengan, como es el hecho de que el animal castrado siga queriendo montar a la hembra.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.